Articulistas

A los maestros en el 2020

La educación tiene, pues, dos horizontes entrelazados: (a) establece comunicación [eso significa «ser social»]  y (b) articula sentido [“da la luz” de algo, por algo y para algo].

I

Carlos Marx gustaba representarse a sí mismo con la imagen de un topo, animal tálpido que busca preferentemente la vida subterránea y no ser visto. Si uno quisiera entender la metáfora de Marx, bien podría identificar que, antes que aparecer entre multitudes y en medio de vítores, prefería la penumbra, donde pudiera urdir planes, estrategias y procedimientos para formar a las clases bajas −obreros, campesinos, desplazados, maestros, clases sociales marginadas− en el análisis social y en la lucha para acceder a otro modo de producción −de igualdad de oportunidades, de distribución equilibrada de bienes, de vida regida por el valor de uso y la justicia social−. Ésa es la profundidad de los maestros.

II

Punto de partida de la educación es que esta es siempre respuesta a alguna pregunta. Todo dato, cualquier enunciado, cada elemento se formula, necesariamente, para responder a una pregunta −implícita o expresa−, desde la que adquiere sentido lo que se dice o se presume conocer. La educación tiene, pues, dos horizontes entrelazados:

  1. establece comunicación [eso significa «ser social»]  y
  2. articula sentido [“da la luz” de algo, por algo y para algo].

La pregunta es, así, lo que le da el finiquito indispensable a esta entidad tan extraña, pues le da una existencia simbólica, la que hace posible que se articule –es decir, que tenga sentido humano– la vida material. Sin pregunta no hay educación, no hay vida social, no hay arte ni ciencia ni filosofía, no hay ser humano.

En la situación tan compleja y confusa de hoy, tanto la humanidad en general como cada individuo necesitan impulsar análisis y consideraciones de complejidad y profundidad, en lugar del simplismo y la trivialidad que abundan en los medios. Lo que realmente falta es el punto de partida, esto es, la pregunta y, pese a lo absurdo y contradictorio que implica su ausencia, se la elude –y hasta rehuye–, con lo que termina negándose la búsqueda efectiva y crítica del conocimiento científico, como si fuese una aberración.

Con frecuencia, se llega a oponer la presunta espontaneidad del “pueblo sabio” (¡vaya petición de principio!) al trabajo arduo y paciente de las ciencias y los saberes sustentados en el estudio milenario de la humanidad.

III

Para convencer a la sociedad de que, si quiere realmente resolver los actuales problemas cruciales, debe escuchar la opinión divulgada en los medios, en lugar del saber fundamentado que proviene de los maestros y la investigación, se los quiere contraponer; como si el trabajo de laboratorios y centros de estudio anulase los logros y las conquistas laborales que “la clase trabajadora” ha conquistado, y viceversa. No son vistos como dos ángulos de abordaje de los problemas, sino como problemas de clase social.

Los puntos de vista que ahora resultan contrapuestos, a propósito de la legitimidad de interpretaciones del Covid-19 (y que se manifiestan mediante protestas multitudinarias que toman las calles en Europa, América, Medio Oriente, Lejano Oriente y aun en algunas regiones del continente africano), llevan a la confusión: ¿se deben, tal vez, a que la gente se da cuenta, finalmente, de que se le ha estado tomando el pelo en este tema? ¿O, tal vez, lo que sucede es que los medios masivos –tan difundidos como desconocidos y confusos– acaban envolviendo a sus seguidores en la duda, la contradicción o incluso el rechazo?

¿Qué sigue ahora, después de que el mundo lleva más de 50 días encerrado no tanto ni sobre todo por los muros de su casa –si es que tiene alguna–, sino más bien por sus terrores sociales y psicológicos, de manera que las protestas masivas son, a final de cuentas, la petición de las multitudes a los líderes sociales para que éstos levanten el “toque de queda” y permitan, ya, salir de los arrinconamientos individualistas, para rehacer una “normalidad” que jamás regresará?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba