Articulistas

Al respecto del regreso a clases presenciales

La pandemia por SARS-CoV-2, declarada por la OMS el 11 de marzo del 2020 provocó que nuestra Universidad detuviera las actividades presenciales el día 17. A partir de entonces se establecieron los primeros lineamientos para permitir las actividades presenciales indispensables, pero todas las actividades académicas se llevaron a cabo de forma virtual y se establecieron estrategias para que las y los investigadores pudieran atender el trabajo científico. Se emitieron nuevas versiones de lineamientos en los meses siguientes, en donde se integraron nuevas acciones para permitir que el trabajo académico y administrativo no se detuviera.

En junio del 2021 se elaboraron los lineamientos de reincorporación paulatina a clases presenciales en donde se establecen las estrategias para que sea posible llevar a cabo diferentes actividades académicas y administrativas de forma presencial, de acuerdo al color del semáforo que establece cada semana el Comité Universitario de Seguridad Sanitaria a través del análisis de datos mundiales, federales y estatales. De esta forma, la UAQ ha mantenido un incremento paulatino de actividades presenciales; actualmente las actividades administrativas se han regularizado casi por completo y las académicas se encuentran en aumento gradual.

Los lineamientos de reincorporación a clases presenciales permitirían su aplicación desde agosto del 2021, sin embargo, la llegada de la tercera ola con la variante Delta impidieron que fuera así. Nuestra Universidad decidió, a través del Colegio de Directoras y Directores y del Comité Universitario de Seguridad Sanitaria, esperar a que se presentaran condiciones adecuadas para no exponer a la comunidad universitaria. Entre los problemas de mayor riesgo estaban la necesidad de utilizar el transporte público, el incremento de casos y hospitalizaciones en personas jóvenes y la escasa vacunación en dicho grupo de edad. La tercera ola presentó su mayor pico en agosto, con 12,473 casos, solo por debajo de enero del mismo año con 14,939.

El pasado 30 de agosto, la SEP arrancó con el regreso a clases a nivel nacional. En Querétaro se reincorporó solamente el 20% de la matrícula, principalmente de escuelas privadas. Nuestra Universidad decidió continuar con su propia estrategia y esperar un mes más para no generar más presión en el aumento de contagios y en la saturación de hospitales. Es sabido que, si incrementa la tasa de contagios, el virus muta más y la probabilidad de que se presenten nuevas variantes es mayor. En estos momentos los contagios van a la baja y la vacunación ha avanzado, por lo que seguiremos incrementando gradualmente las actividades académicas a partir de octubre. La mayor parte de unidades académicas tienen más clases presenciales, en algunos campus se están regularizando de forma importante. La reincorporación de acuerdo a los lineamientos seguirá adelante siempre que las condiciones lo permitan, privilegiando la seguridad y salud de nuestra comunidad universitaria y sus familias. A diferencia de las opiniones de autoridades federales, que confunden a la sociedad con mensajes de denostación, nuestra Universidad nunca se detuvo, ha mantenido un incremento gradual de actividades presenciales y está respondiendo con responsabilidad, conscientes de los problemas de salud física y mental de nuestra comunidad y de la difícil situación económica por la que se atraviesa. La UAQ ha logrado seguir adelante gracias a su comunidad, al gran esfuerzo que estudiantes, docentes y personal administrativo ha hecho durante estos difíciles meses de pandemia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba