Articulistas

Artista revisitado

Como todos decimos y repetimos mil veces lo mismo, ¿cómo decirlo y recrearlo al menos de otro modo lo mismo?

Es la enseñanza de Dylan:

-Cantar cien veces las mismas y otras rolas en otro tono y otra circunstancia y que por la magia de la música y del artista vuelven a ser significativas y entrañables.

-Crear un mundo y vivir en él.

-En su diálogo personal con el mundo, no en el ruido del mundo.

Octavio hablando sobre el artista desde Delhi en 1963, en Puertas al campo (España, Seix Barral, 1972, pp. 222-223):

-La creación exige cierta insensibilidad frente al exterior, una indiferencia, ni resignada ni orgullosa, ante los premios y castigos de este mundo.

-El artista es el distraído… no escucha al mundo y su moral porque está pendiente del hilo de esa conversación que sostiene, no consigo mismo sino con otro, con algo, con sus imágenes y figuraciones.

-Aunque podemos traicionar a nuestras creaciones, ellas nunca nos traicionan y siempre nos dirán lo que somos o lo que fuimos.

-Un verdadero artista no es un ser ejemplar: es un ser fiel a sus visiones.

En eso estaba cuando aparecieron los hombres UAQ.

Paz pensaba en dos brujas magarrascapachas: Leonora Carrington y Remedios Varo. Yo desde entonces carago esas palabras y hoy pienso en Bob Dylan, que quiero y admiro cada vez más.

Ensimismado en sus rolas, nada lo perturba.

¡La institución centenaria del Premio Nobel quiere naufragar en 2018!

Dylan sigue dylaneando.

Vitalidad

Mucho mejor con el nuevo ratón, la compu ya no hace locuras, sólo el internet se sigue botando inexplicablemente.

En la locomotora de la vida… hasta estrellarse.

Vitalidad… ¡Al diablo la tristeza paralizante! Por eso es bueno saber de antemano que lo que se hace es inútil pero se hace por gusto, por deseo, por necesidad, por deber, por vitalidad… ¿Y dónde se compra o adquiere la vitalidad? ¿Qué jala la carreta de la vida cada día?

-Quédate quieto y escucha.

Horas burras.

Concentración verbal, concentración vital.

Hora sin pedos, qué alivio, qué aburrición, jajajajajajaj.

Voy a Kiev, je je. Voy a ver a Zidane y a Salah. Y le voy a Salah y a Zidane. Las respuestas de la vida suelen ser múltiples, caóticas, aleatorias, contradictorias y no sólo binarias, querido León Krauze, je. Pero qué bueno que paraste la perorata de Meade y lo obligaste a una respuesta que lo retrata: es la continuidad del régimen que, según sus propios resultados, dicen, van bien y nunca se equivocan.

Lo siento, la vida electoral política es parte de estas vistas. Igual el futbol y otras vainas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba