Articulistas

Covid-19. Pandemia, guerra biológica y decadencia capitalista

La producción de virus, bacterias y vacunas son muy convenientes para la industria farmacéutica, pues a dos meses de la expansión del Covid-19, ya están emergiendo vacunas “experimentales”.

“Y se escuchará un clamor tan grande, como nunca lo hubo, ni lo habrá jamás”

(Gen. 11, 6-7)

Desde que surgió el Coronavirus, en su modalidad de COVID-19, China, en diciembre de 2019 hasta el momento presente, la epidemia iniciada en Wuhan, presuntamente originada por el consumo de murciélagos y serpientes, se ha esparcido exponencialmente como la leyenda del “chupacabras” que lo mismo apareció en Puerto Rico que en Nicaragua, Colombia o México, país que fue favorecido con más “avistamientos” en las más diversas expresiones que hasta “Chico” Toledo se quedaría corto con sus dibujos y pinturas de figuras zoomorfas.

Así que el parentesco simbólico entre el “Chupacabras”, las serpientes y los murciélagos, está muy presente en el imaginario colectivo.

Los mexicanos en el 2009, con la generación de la Influenza AH1N1, fueron señalados, excluidos y vistos como aves de mal agüero en los movimientos turísticos, viajes de placer y hasta Ana Bárbara, la Reina de la música grupera, fue rechazada al intentar ingresar, curiosamente a Asia (Tailandia).

Entre el 1 de diciembre de 2019 y enero de 2020, China contó con el mayor número de casos (82,202) y hasta el momento el mayor número de defunciones (3,252). Sin embargo, los decesos apenas alcanzan el uno por ciento de los infectados, siendo más peligrosas enfermedades como la tuberculosis, la hepatitis B y el VIH-Sida, en ese orden de jerarquía, en tanto que el Coronavirus ocupaba, hasta el 9 de marzo de 2020, el lugar número 17, según la OMS.

Ahora Europa, particularmente Italia (país que el día 18 de marzo, registró 475 víctimas fatales), España, Francia y Alemania son el epicentro de una nueva ola expansiva del Coronavirus y han impuesto medidas como el cierre de fronteras y estado de emergencia. Esta circunstancia ha conducido a muchos países a imitar a los países “desarrollados”, incluido Estados Unidos, que también anuncia el cierre de la frontera con México.

En relación a la posibilidad de una “guerra biológica”, esta pandemia brota precisamente en China, país que se encontraba en una guerra económica iniciada por el presidente Donald Trump de Estados Unidos, al imponer impuestos y aranceles especiales a más de 170 productos de origen chino, medida que fue contestada por el gobierno chino con un recurso similar.

Así que “el tigre asiático” sufrió los impactos de la disminución de su crecimiento económico. En este contexto del conflicto USA-China, Zhao Lijiang, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, acusó el pasado 13 de marzo, al Ejército Norteamericano de haber llevado el Coronavirus a Wuhan. En respuesta a esta acusación, Donald Trump, respondió con gestos xenófobos al afirmar la existencia del “virus chino”, o “virus de Wuhan”.

No es de película, o la ciencia está muy avanzada o realmente existe una guerra bacteriológica, pues la producción de virus, bacterias y vacunas son muy convenientes para la industria farmacéutica, pues a dos meses de la expansión del Covid-19, ya están emergiendo vacunas “experimentales”, o medicamentos paliativos paralelos en Estados Unidos, China y hasta en Cuba.

El colapso de los sistemas de salud público y privado ante fenómenos como el coronavirus, la falta de capacidad hospitalaria, de camas, de personal médico, de instrumentos para la revisión de pacientes y de laboratorios clínicos reflejan claramente que la salud es una mercancía capitalista que se compra y se vende al mejor postor.

De hecho, el coronavirus es un arma extraordinaria para sembrar pánico y aislamiento social, además de constituir un programa eugenésico, para una limpieza social de pobres y de adultos mayores. Es también, en nuestro país, un excelente pretexto para culpar a AMLO hasta de las plagas de Egipto.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba