Articulistas

De la Academia de Platón a la escuela posmoderna: la enseñanza de las matemáticas en educación básica

Se dice que, en la entrada de la antigua Academia de Platón, se encontraba la siguiente inscripción: Ἀγεωμέτρητος μηδείς εἰσίτω​ (“Aquí no entra nadie que no sepa geometría”). Para el discípulo de Sócrates, la geometría constituía un saber indispensable, necesario para comprender las «formas» y la contemplación de la «esencia». Según Platón, el conocimiento teórico era fundamental y, para ello, la enseñanza supervisada, la relación maestro-alumno y el esfuerzo racional eran condiciones principales de su método de instrucción.

El pensamiento platónico consideraba que el dominio de la geometría facilitaba la comprensión de la «verdadera realidad». Por su cuenta, el conocimiento de las matemáticas permitía formar el espíritu filosófico; en virtud de lo cual, la utilidad práctica de las ciencias matemáticas quedaba relegada a según plano. Con el ejercicio de la «mayéutica» —heredada por Sócrates—, los discípulos lograban acceder a niveles más altos del saber y, por tanto, conseguían solucionar grandes problemas de carácter filosófico. La dialéctica se constituyó como actividad fundamental de la educación platónica y la práctica heurística distinguió el quehacer intelectual de la Academia.

Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, las matemáticas han tomado un rumbo distinto. Ahora, ya no se trata de buscar en la disciplina matemática el sentido del «Bien», la «Verdad» y la «Justicia», mucho menos, procura la formación filosófica e intelectual de los educandos —elevando su alma, por medio de la razón, hasta la «verdad en sí»—. Por el contrario, las matemáticas, en el nivel de educación básica, se encaminan hacia un enfoque pragmático, encauzado a la utilidad del saber y la resolución de problemas inmediatos.

Basta revisar el documento Aprendizajes clave para la educación integral (editado por la Secretaría de Educación Pública), que define el Pensamiento matemático como medio que facilita la resolución de problemas. El documento concibe la disciplina matemática como herramienta para remediar situaciones de la vida diaria, formar en ciertas destrezas o habilidades que hagan de los educandos sujetos diestros en tareas prácticas.

Esta manera de concebir la enseñanza es propia de la pedagogía posmoderna (neoliberal), pues concibe la educación como una actividad de carácter instrumental y desvinculada de la formación cultural de mujeres y hombres. La escuela es desprovista de todo discurso racional y, en lugar de ello, el relativismo, la despolitización de los sujetos y ausencia del pensamiento crítico se convierten en características distintivas de la práctica pedagógica.

Además, el énfasis en la cultura del rendimiento, evaluación y control administrativo hacen de la educación una herramienta al servicio de los intereses del sistema neoliberal, pues se pretende que la formación de chicas y chicos procuré su adaptación a los requerimientos de la sociedad capitalista. Con ello, el pensamiento matemático se convierte en parte del saber necesario que el neoliberalismo exige para la acumulación de capital y la explotación de los asalariados.

Si bien la escuela platónica y la escuela posmoderna tienen un amplio margen de distancia temporal, su comparación permite reflexionar el sentido de la escuela, la enseñanza y la disciplina matemática. Los propósitos de ambos tipos de educación están orientados hacia distintas finalidades. Mientras la Academia buscaba la formación del espíritu filosófico, una disposición contemplativa y el saber racional; hoy, la escuela posmoderna procura la adaptación de los sujetos a la sociedad de mercado, la cultura del rendimiento y una actitud acrítica del mundo y sus problemas.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. En la actualidad las matemáticas ya no,la consideren importantes más bien solo quieren que los alumnos la aprendan. Y nada más. ya solo son objeto de enseñanza. Y los docentes lo ven como una materia más en currículum.

    Excelente artículo y reflexión sobre nuestra práctica docente. La importancia en la actualidad
    Un saludo profesor Oscar mi reconocimiento su artículos hacia los docentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba