Articulistas

Democracia participativa ¡Ya! II

Tras cuarenta años de neoliberalismo queda claro para muchos que la democracia representativa padece grave crisis. Los partidos políticos extraviaron su tarea de proponer diversos proyectos de nación a la ciudadanía, para que ésta elija el que mejor responda a sus anhelos y los ‘representantes populares’ han descuidado su responsabilidad de consultar sistemáticamente a sus bases para hacer valer su voz ante quienes deciden por todos.

En otro artículo preguntaba de qué democracia podemos hablar hoy cuando en el neoliberalismo las grandes trasnacionales (muchas veces implicadas en la delincuencia organizada, según UNODC: United Nations Office on Drugs and Crime y cientos de investigaciones en todo el mundo) imponen sus intereses por encima de los Estados nación. En Querétaro tal poder lo ejercen, sobre los partidos, algunas familias oligarcas.

El enfoque empresarial (mercantil) que, según dicho régimen, es ‘la mejor forma de gobierno’, ha convertido a los partidos políticos en franquicias familiares y agencias de empleo para todo tipo de ‘audaces’, que brincan de un puesto a otro (sin haber concluido el anterior), o bien, de un partido a otro, sin ningún escrúpulo, vendiéndose ‘al mejor postor’, como si las convicciones fuesen camisetas. Así, los cargos públicos son vistos como ‘derecho individual’ de quienes aspiran a ellos y no como responsabilidad de servicio público para atender, en especial, a quienes más sufren de exclusión.

En la sociedad de mercado no interesa la historia, ni la utopía, ni la justicia social, ni la supervivencia humana (que depende de que la naturaleza sea protegida, y de que la riqueza, que producen los trabajadores, se distribuya equitativamente y genere bienestar a toda la población). Lo que importa es la ganancia, y ganar elecciones permite abrir las arcas públicas. Por eso ‘vale’ cualquier negocio cupular y por eso ahora presenciamos lo que antes era inconcebible: que el PAN se case con sus viejos y repudiados adversarios: PRI/PRD, o que Morena-partido arrope, sin más, a todo tipo de chapulines, sólo porque ‘son rentables’. Para evitar el desprestigio que esto conlleva, surgen también candidatos ‘ciudadanos’ o ‘independientes’, también neoliberales, que en los hechos obedecen igual a grandes capitales o a sus intereses egoístas. Frente a todos ellos se observa, además, una gran masa de desinformados, desinteresados o indignados que se abstienen porque no creen en estas contiendas o ‘no quieren ensuciarse’, lo que quita contrapeso a la tendencia dominante.

Por fortuna, esto no es todo. Frente a esta descomposición crecen por doquier movimientos comprometidos con la Cuarta Transformación, que trascienden la burocracia partidista y convocan a la población a organizarse para construirla desde las bases. En otra línea, surgen también múltiples iniciativas juveniles, así como diversas organizaciones sociales, decididas a impulsar la democracia participativa, que complementa y supera a la electoral. Con ella se busca que no sólo los ‘representantes’ hablen por los demás, sino que la gente ‘de a pie’ pueda ser escuchada e incida efectivamente en las decisiones públicas que le afectan.

Querétaro participa (una de esas organizaciones que integra a 35 colectivos con profesionistas y luchadores sociales de todas las áreas), viene impulsando, desde hace 3 años, una nueva Ley de Participación Ciudadana que ofrece 16 mecanismos de intervención y reduce la cantidad de firmas requeridas para activar cada uno. Entre ellos están: revocación de mandato, audiencia pública, cabildo abierto, consulta indígena, contralorías sociales, presupuesto participativo, iniciativa ciudadana…, incluso la participación de niñas, niños y adolescentes.

Un desafío que hay que superar es que su activación depende de la diputación. Así, la presidenta de la Comisión Ciudadana de la LX Legislatura ya advirtió que la revocación de mandato no se consideraría “ni por equivocación por tener tintes políticos” (sic). Sin embargo, esta iniciativa ya desató un movimiento que no parará.

Quien llegue a cualquier cargo público en el próximo proceso la tendrá muy difícil si no atiende las exigencias de justicia y bienestar de quienes viven en esos barrios urbanos populares, descuidados durante décadas, por esos gobiernos que sólo privilegian al Querétaro ‘del otro nivel’. (Continuará).

Carmen Vicencio

Miembro del Movimiento por una educación popular alternativa (MEPA) maric.vicencio@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba