Articulistas

Día Nacional de la Herbolaría y la Medicina Tradicional

Como una forma de reconocer la importancia de la herbolaría y la medicina tradicional mexicana se estableció, por parte de la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, por iniciativa del grupo parlamentario de MORENA el decreto que designa el día 28 de abril de cada año, como el día donde, como mexicanos, debemos concadenar todos los reconocimientos hacia ese conjunto de conocimientos, habilidades y prácticas de diferentes culturas que se han usado y se usan para recuperar y conservar la salud física, mental y emocional de los seres humanos.

Considerando lo señalado en el párrafo anterior, el Centro Biocultural del Semidesierto Queretano, ubicado en Tequisquiapan Querétaro, ha organizado la celebración del Día Nacional de la Herbolaría y la Medicina Tradicional y para ello hace una cordial invitación a todos los lectores de Tribuna de Querétaro a que asistan, y de una forma colectiva reaprendamos conocimientos y saberes heredados de nuestras culturas ancestrales.

La celebración de Día Nacional de la Herbolaría y la Medicina Tradicional que se realizará en el Centro Biocultural del Semidesierto Queretano se llevará a cabo el día jueves 25 de abril a las 4:00 pm en el espacio ubicado en los locales 107-108 de la Plaza Centenario (Carretera Federal 120-1, Col. Vistahermosa, Tequisquiapan Qro. informes: 442 377 5127), durante dicha celebración haremos un breve recuento de la historia e importancia de la herbolaría y la medicina tradicional resaltando como hito histórico la elaboración que se hizo, en 1552, del Códice de la Cruz-Badiano, escrito y traducido al latín por dos médicos nahuas, dicho códice se expondrá de forma facsimilar y se mostrará a los asistentes un jardín de plantas medicinales vivas soportado en el documento antes mencionado, todo ello con la finalidad de compartir entre los asistentes información que estimule la recuperación de los conocimientos y saberes ancestrales en la vida cotidiana.

El conocimiento herbolario de nuestros antepasados, y que aún se mantiene vivo en las tradiciones culturales de nuestros pueblos originarios, puede evidenciarse emblemáticamente en tres documentos del siglo XVI que nombran una inmensa cantidad de especies biológicas con propiedades medicinales, estos son: el Códice de la Cruz-Badiano donde se mencionan 251 especies con propiedades medicinales, el Códice Florentino o Historia General de las Cosas de la Nueva España de Fray Bernardino de Sahagún con 724 especies y la Historia Natural de la Nueva España de Francisco Hernández con 3076 especies, en total suman 4051 especies diferentes de plantas con propiedades medicinales, de las cuales hasta la fecha han sido identificadas a género o especie 1647, la actual investigación fito-química evidencia, que desde hace más de 500 años los pobladores de América identificaron mediante la observación sistemática la relación estrecha entre las plantas y otros organismos y su uso en la recuperación de la salud humana, confirmado todo esto por los actuales estudios farmacológicos.

Es importante mencionar que, ante las andanadas racistas y clasistas actuales de propios y ajenos contra las culturas originarias, hay que recordar que, a pesar de su vehemente odio hacia el otro, por parte de los conquistadores ibéricos durante la invasión a Nuestra América, las evidencias los obligaron a reconocer la grandeza del conocimiento y el amor hacia la naturaleza de los pobladores mesoamericanos: jardines botánicos y de plantas medicinales como el del Molino de las Flores en Texcoco, perteneciente a Nezahualcóyotl, el de Moctezuma Ilhuicamina en Oaxtepec y el de Moctezuma Xocoyotzin conocido como Bosque de Chapultepec. Así como los grandes mercados, sobre los cuales Hernán Cortés informó al Rey Carlos de España en sus Cartas de Relación, reconociendo que “…Hay calle de herbolarios, donde hay todas las raíces y hierbas medicinales que en la tierra se hallan. Hay casas como boticarios donde se venden las medicinas hechas, así potables como ungüentos y emplastos…”, lo consideraron pero, no por ello lo respetaron y así, como inquisición mando a la hoguera a miles de nativos, lanzó al fuego toda clase de libros, códices y todo aquello que en su ignorancia les impidió entender.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba