Articulistas

El arte de escupir para arriba

Con el sismo del pasado 19 de septiembre ha quedado expuesta la mafia inmobiliaria que ha sobreexplotado el territorio en la Ciudad de México. Y nosotros en Querétaro tendríamos que vernos reflejados en su espejo. Acá también ha habido un ‘boom’ inmobiliario que ha generado el crecimiento desordenado de la urbe; casas de pésima calidad se venden a precios muy altos bajo el discurso de una plusvalía que es totalmente subjetiva, a veces, inexistente.

La gente pagará 15 ó 20 años hipotecas carísimas de inmuebles que no lo valen. Hoy vemos edificios modernos que imitan la vida de las grandes metrópolis, que muchos, por lo exorbitante de los precios, están sin venderse.

No hay ninguna planeación y el progreso que nos quieren hacer creer que en Querétaro se tiene, es por medio de los espacios para el consumo. Apenas hace unos días abrió “Latitud”, ahí donde fue mucho tiempo la planta de la Coca Cola, un centro comercial que tendrá hasta departamentos. El consumo desorbitado da para vivir dentro de un supermercado, cosa digna de análisis para la psicología social, el psicoanálisis, la sociología o cualquier área de la ciencia social que explique el delirio de la gran ciudad.

Y para seguir hablando de centros comerciales, de progreso consumista y de crecimiento desordenado, hay que retomar la torrencial lluvia de la noche del 26 de septiembre. Resolver el problema de las inundaciones es una eterna promesa de campaña, que se combina con una sarta de cosas que prometen resolver las broncas de movilidad; a la vez que se habla de ecología y de respeto a las zonas protegidas, y entre ese híbrido de palabras huecas, si se es oposición se añade la problemática actual a la administración gobernante; pero si el candidato es del partido que gobierna, se pide tiempo y se promete fortalecer las políticas implementadas para ver los resultados algún día. Demagogia pura con la que se pelea por el botín político.

Con esas formas, la demagogia de Acción Nacional se impuso a la demagogia priista. Los discursos emanados por Francisco Domínguez y Marcos Aguilar fueron gargajos escupidos con toda su fuerza hacia el cielo, que hoy regresan con más potencia ante problemáticas más serias.

Marcos Aguilar se quejó a través de 140 caracteres de las mil obras municipales de la administración pasada y su poca capacidad para resolver el problema de las lluvias. La administración de Marcos Aguilar quizá sea la más catastrófica que haya tenido la capital del estado en mucho tiempo. La inmensa cantidad de dinero derrochado en obras públicas realizadas por el municipio, como la remodelación de la avenida de Ezequiel Montes y la calle de Madero, son una grosería cuando amanecemos con una ciudad colapsada por las lluvias donde cientos de familias perdieron su patrimonio.

Todo lo anterior representa el cáncer de la corrupción. Entre priistas y panistas sólo se modifican las formas pero en el fondo son lo mismo. Ambos partidos ganan elecciones a través de pactos con el poder económico, el gobierno queda convertido en la gerencia de las grandes empresas. Por eso el atropellado cambio de usos de suelo que benefician a las inmobiliarias. El progreso que nos venden se visualiza en la creciente contaminación, en el tránsito desquiciante, en las inundaciones, en el crecimiento desordenados… Y la mañana del 27 de septiembre amanecimos con una imagen que exhibe el nivel de “modernidad” que se ha construido en la ciudad. A lado de Antea, símbolo del progreso económico de una sociedad de consumo, la lluvia hizo un socavón al estilo Paso Express e inundó el paso a desnivel para cruzar por debajo de paseo de la República hacia el centro comercial.

El simbolismo de la imagen donde convergen el “progreso” y el desastre que produce la negligencia y la corrupción, tendría que hacernos cuestionar qué calidad de vida queremos, la que ofrece el consumo a costa de infartos al miocardio o la que ofrece la tranquilidad de ralentizar la vida. Sin duda, dilema nada fácil ante el ritmo acelerado de nuestra propia cotidianidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba