Articulistas

El terremoto talibán sobre Afganistán

Francisco Ríos Ágreda

Mi gratitud con Jazmín Ríos que inspiró este texto.

La historia de Malala ilustra de manera sanguinaria esta treintena de prohibiciones de los talibanes hacia las mujeres. Las denuncias de la Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán deben ser difundidas de manera amplia y generar un clima de solidaridad con el Pueblo Afgano, y particularmente con las mujeres y las niñas.

Por otra parte, en el caso de África y Asia, Eurasia, Medio Oriente, históricamente ya varios países eran musulmanes, de diferentes tendencias y orientaciones: “sunníes” (sunitas), “chiíes” (chiítas), principalmente. Tal como ocurre en todas las religiones, la interpretación de su texto sagrado lleva a prácticas políticas y religiosas con algunas diferencias, pero lo que une a los musulmanes es el principio coránico de que: “Aláh es nuestro Dios y Muhammed, su profeta”. En esencia, son cinco los pilares de sus creencias: 1 -La «Shahada» o creencia en el Dios Único y Universal. 2.-La práctica de la Oración, que se realiza individualmente varias veces al día y la oración colectiva que se efectúa los viernes. 3.-El impuesto o repartición de los bienes, una vez al año, dado el principio de que todo lo creado pertenece a Dios. 4.-La prohibición de que nada entre en un musulmán adulto durante el día en el mes del ramadán (noveno mes del calendario islámico) que implica no comer, no beber, no fumar y no tener relaciones sexuales. El 5o. Pilar es la peregrinación –“al-Hayy”- a la ciudad sagrada de la Meca, por lo menos una vez en la vida, para quien le sea posible -del 7 al 12 del último mes- la “Hégira” (último mes del calendario islámico).

Aunque el árabe es la lengua sagrada -pues así fue escrito el Corán- no todos los árabes son musulmanes, ni todos los países son teocráticos o fundamentalistas. Sus formas políticas de gobierno van del sultanato a la monarquía, pasando por repúblicas islámicas, repúblicas árabes (laicas) y emiratos. La mayoría de los países árabes comparten una interpretación de convencer sobre la unidad y universalidad de su divinidad, pero algunos grupos radicales como “Boko Harám”, “Al Qaeda”, los Talibanes, “Ansar Edinne”, “Al Shabbas” y otros, han interpretado ciertas partes del Corán como la “yihad” o “guerra santa” contra los infieles y contra Occidente. Es decir, existe una diversidad de dinámicas del islam que no podemos confundir una sintonía de árabes y musulmanes como «terroristas». Muchos de ellos que viven en territorios árabes o en los países europeos, en Canadá o USA, condenan el uso de la violencia para la conversión de otras prácticas religiosas. Como un todo, el islam suma entre mil 800 y mil 900 millones de musulmanes que la convertirían, como tal, en la religión más grande del mundo. En ese escenario religioso, cultural y geopolítico, la toma de Kabul (capital de Afganistán) por los talibanes el pasado 16 de agosto de 2021, es un acontecimiento complejo, que quienes después de ser desalojados hace 20 años por los norteamericanos (2001-2021) y de mantener en esos años a un gobierno aliado a Occidente, ahora que estos se retiran después de «democratizar» a Afganistán, regresan con un gobierno supuestamente de transición para constituir el “Emirato Islámico de Afganistán”. No lo parece, a pesar de las declaraciones del vocero talibán, Zabihullah Mujahid, de que no conformarán un gobierno duro, sino incluyente, y que respetarán los derechos de las mujeres, “bajo la ley de la ‘sharía’”. A pesar de la actitud hipócrita de USA, de Occidente y de la ONU, los Talibanes tendrán que asumir ciertos compromisos internacionales, bajo el manto de China, Rusia y de países árabes aliados al sunismo. Nuevos escenarios aparecen tras la derrota estadounidense, después del terremoto bélico sobre Afganistán.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Gracias a Paco Rios por su documento/investigación que aparte de develar una realidad tan compleja como es el sistema musulman, lo hace de una manera descriptiva y a la vez analítica, siempre es un gusto leerle. Y gracias a Tribuna por mantenernos informadas/os en estod tiempos tan complejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba