Articulistas

El trabajo asalariado como causa de enfermedad

Estados patológicos que simple y llanamente son resultado de la explotación económica y de las deplorables condiciones de vida material o espiritual en que tienen que vivir aquellos que venden su fuerza de trabajo.

Dice la Ley Federal del Trabajo que “Enfermedad de trabajo es todo estado patológico derivado de la acción continuada de una causa que tenga su origen o motivo en el trabajo o en el medio en que el trabajador se vea obligado a prestar sus servicios”, de esta aseveración se deriva la necesidad de entender varios conceptos: trabajo, fuerza de trabajo, enfermedad y obligación.

El concepto “trabajo” se deriva del latín “tripaliare” que significa tortura, dentro de la disciplina científica denominada física se describe al concepto trabajo como la fuerza aplicada sobre un cuerpo y el desplazamiento de dicho cuerpo en la dirección de la fuerza aplicada, es decir es un esfuerzo. El trabajo o esfuerzo realizado por un ser humano, sea físico o intelectual, representa la puesta en funcionamiento de todo el organismo, generando un desgaste biológico o cansancio físico o mental. En economía el trabajo o esfuerzo se conoce como fuerza de trabajo, y de acuerdo con Carlos Marx, ésta es “el conjunto de condiciones físicas o espirituales que existen en la corporeidad, en la personalidad viviente de un hombre (o mujer) y que este pone en movimiento cada vez que produce valores de uso de cualquier tipo”.

El concepto enfermedad y enfermo, se deriva del latín “infermisin=sin, fermis=firmeza, por lo que se traduce como individuo enfermo aquel que carece de firmeza, voluntad o sentido de vida, como lo denominaba Viktor Frank.

Otro concepto importantísimo es el de sueldo, salario y plusvalor. Para describir lo que es el sueldo o salario debemos señalar que éstos son la porción del valor que el dueño del dinero paga al poseedor de la fuerza de trabajo, “que al no poder vender mercancías en que se materialice su trabajo, debe, por el contrario ofrecer como mercancía su propia fuerza de trabajo, identificada en su corporeidad viva”.

El valor de la fuerza de trabajo o esfuerzo biológico para generar un valor de uso y de cambio, es aquella cantidad de dinero suficiente para que el trabajador pueda reponer el desgaste realizado durante cada una de las jornadas de esfuerzo, sea físico y mental, así como su reproducción biológica y cultural. El valor real de la fuerza de trabajo, es aquel que le permite al ser humano obtener alimentos, vestimenta, vivienda, transporte, cultura, conocimiento, recreación, conservación de la salud y ocio suficiente para ser feliz junto con su familia. Si el valor de cambio o salario pagado por la mercancía fuerza de trabajo esta por debajo de ese mínimo, se traducirá en una entropía o desgaste del sistema físico, orgánico, mental y espiritual del ser humano y su familia, lo que en resumen causará enfermedad.

El plusvalor, es el valor de más generado por el ser humano cuando éste vende como mercancía su fuerza de trabajo. La suma del sueldo o salario y el plusvalor, es el valor total de la fuerza de trabajo, generalmente el salario o sueldo representa entre el 5 y 10 por ciento del valor real de la fuerza de trabajo, y el plusvalor entre el 90 y 95 por ciento. Todo trabajo, como la propia Ley General del Trabajo afirma se hace por obligación, no por placer ni por gusto.

Todo empleo remunerado, denominado “trabajo”, presenta características y condiciones que promueven la entropía o el desgaste orgánico y espiritual del ser humano, puesto que éste se ve obligado a vender su fuerza de trabajo como una mercancía, y a cambio sólo recibe una parte del valor real de esa fuerza, lo que le impide reponer el desgaste físico y mental, generándose paulatinamente un estado patológico al cual la superestructura social o mundo de las ideas ha ocultado bajo conceptos como estrés, ansiedad, depresión, colesterol, triglicéridos, problemas cardiacos, cálculos renales, vesiculares, sobrepeso, tumoraciones, entre muchos otros, estados patológicos que simple y llanamente son resultado de la explotación económica y de las deplorables condiciones de vida material o espiritual en que tienen que vivir aquellos que venden su fuerza de trabajo.

Como antídoto a las enfermedades causadas por el trabajo o empleo remunerado, esta la construcción de emprendimientos independientes, mediante los cuales, los seres humanos generen valores de uso o de cambio en que se materialice su fuerza de trabajo y mediante su comercialización recuperen el valor real de ese esfuerzo, de esta forma el trabajo ya no será una tortura, sino una forma creativa de ganarse el pan de cada día, reduciendo o eliminando el sufrimiento causado por estar obligado a realizar actividades obligadamente y que no hacen feliz al ser humano.

Ningún modelo social construido por la humanidad ha alcanzado ese punto de desarrollo y bienestar, la ideología marxista denomina ese estadíao de desarrollo social, comunismo, otros le llaman utopía, la religión el reino de los cielos, sea cual fuere el nombre, su construcción no es resultado de leyes, gobernantes o mesías, sino de la transformación de cada individuo mediante el reconocimiento de sus habilidades y capacidades.

 

Más información: El Ahuehuete, herbolaria. 442-3775127 y 427-1212508. contacto@elahuehuete.com.mx; www.elahuehuete.com.mx.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba