Articulistas

Energéticos y el supuesto ambientalismo en México

La iniciativa de reforma del sistema eléctrico nacional propuesta por el poder ejecutivo el pasado 1 de octubre ha reavivado un largo debate que lleva décadas en nuestro país y en muchos otros países del mundo.

Los que les apuestan a los intereses privados por encima del interés público, los ingenuos que creen que con los extranjeros controlando nuestro sector energético nos irá mejor y los que tienen intereses particulares en servir de prestanombres a empresas transnacionales, entre otros, se oponen a dicha iniciativa esgrimiendo, entre otras cosas, argumentos ambientalistas y moviéndose en una dicotomía totalmente falsa. Afirman que la iniciativa presidencial le apuesta a la energía “sucia”, mientras que oponerse a la iniciativa es estar a favor de las energías limpias.

El problema es que los datos no los ayudan en este supuesto “ambientalismo” de pacotilla, lo usan como coartada para que el país siga subsidiando a grandes grupos extranjeros.

Señalan que la propuesta presidencial aumentará las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y contribuirá al cambio climático global. Pero como no leen y no se informan o tienen los datos, pero los manipulan o los ocultan, señalan que nuestro país ocupa el treceavo lugar en el mundo como emisor de CO2, lo que es verdad, pero no dan la información completa, pues no dan el dato de esa contribución.

México contribuye con apenas un 1.3 por ciento de las emisiones de CO2, de acuerdo con el Reporte 2020 “Fossil CO2 emissions of all world countries” del Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea, aunque los mismos datos los podemos hallar en el reporte 2020 del BP Statistical Review of World Energy. Así que podemos ocupar el lugar treceavo, pero eso no significa que seamos grandes contaminadores y menos grandes contribuyentes al cambio climático global. De acuerdo con el JRC los grandes emisores en el mundo son China (30.3 por ciento), Estados Unidos (13.4 por ciento), la Comunidad Europea (8.7 por ciento), la India (6.8 por ciento), Rusia (4.7 por ciento) y Japón (3 por ciento). Es decir, China contamina 23 veces más que México, los Estados Unidos 10 veces más, la Unión Europea 7 veces más, etc.

Prácticamente, el 60% de las emisiones de CO2 son producidas por China, Estados Unidos, Europa y la India, es decir, las grandes fábricas del mundo. Aunque México redujera a cero sus emisiones de CO2, el problema de la contaminación y del cambio climático sería exactamente el mismo pues no se habría resuelto el 98.7 restante. Se ganaría mucho más con que China redujera sus emisiones a una tercera parte o Estados Unidos o Europa a la mitad. Pero no se atreven a señalar esto y tratan de imponer una narrativa totalmente fuera de lugar de que el gobierno de la 4T le apuesta a contaminar el mundo y nos quieren poner en el mismo plano que los grandes emisores a nivel mundial.

Por otro lado, no toman en cuenta, para nada, la cantidad de habitantes del país, aproximadamente 130 millones, pues una mejor medida de la contaminación en cada país es la emisión por habitante y ahí nuestro país se va hasta el lugar número 75. Es decir, hay 74 países que contaminan más que el nuestro.

México emite 3 mil 800 kilogramos de CO2 por habitante al año, muy por debajo de los 38 mil 200 kilos de Qatar o los 23 mil 900 kilos de Kuwait. Cada australiano, norteamericano o canadiense contamina más de cuatro veces que cada mexicano, cada coreano tres veces y media, y así un largo etcétera.

Así que no les queda andar usando como argumento que potenciar a Pemex o a CFE implicará el fin del mundo mundial. anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba