Articulistas

Estragos de la pandemia: brecha digital, deserción y rezago escolar. El problema y la propuesta

Teresa García Gasca

En Querétaro hay más de 90 instituciones de educación superior, aproximadamente el 30% de ellas son públicas y, sin embargo, atienden a más del 70% de las y los estudiantes. La educación superior en México es desigual, solo el 32% de las y los jóvenes entre 15 y 29 años estudian y este problema se ha agravado con la brecha digital que la pandemia puso de manifiesto.

La Encuesta para la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación (ECOVID-ED) 2020, realizada vía telefónica por el INEGI, mostró que, de las más de 54 millones de familias encuestadas, sólo 25 millones (46%) manifestaron contar con una o más de las 6 herramientas tecnológicas básicas (computadora de escritorio, computadora portátil, televisión digital, tableta electrónica, celular inteligente y conexión a internet fijo). Más de 8.6 millones de viviendas reportaron no contar con internet debido principalmente a la falta de recursos económicos y a que no hay ese servicio en su localidad.

Del total de encuestas, solamente el 62% de jóvenes y niños estuvo inscrito el ciclo anterior (2019-2020), es decir, más de 20 millones no estuvieron inscritos. De los que estuvieron inscritos, el 2.2% (738 mil niños y jóvenes) no terminaron el ciclo escolar; para el 58.9% de ellos el principal motivo estuvo relacionado con la pandemia. Durante el ciclo escolar que acaba de terminar (2020-2021) el número de inscritos fue menor, ya que solamente el 60.6% de los niños, niñas y jóvenes encuestados se inscribieron a la escuela, 89.6% de ellos pertenecientes a la educación pública. De los más de 21 millones de niños y jóvenes que no asisten a la escuela, 2.3 millones no se inscribieron debido a la pandemia, principalmente por motivos relacionados con la brecha digital y por causas económicas y desempleo de los padres.

En la Universidad Autónoma de Querétaro la deserción total entre los ciclos escolares 2019-2020 y 2020-2021 aumentó un 25.4%, particularmente las bajas voluntarias (47.4%), las bajas definitivas (36.5%), las inscripciones no pagadas (28.5%) y quienes no hicieron trámite de inscripción (19.8%). Lo anterior está relacionado de forma importante con la brecha digital, dificultades económicas y de salud que han afectado a nuestras y nuestros estudiantes y a sus familias durante esta pandemia.

Para paliar esta situación, la Universidad Autónoma de Querétaro ha llevado a cabo campañas de apoyo para entregar a estudiantes becas, computadoras, tabletas electrónicas y datos de internet. Todos los campus están disponibles para que, quienes requieran, puedan tomar sus clases en línea. Además, se envió una propuesta al ejecutivo estatal para llevar a cabo la integración y convergencia de la infraestructura de telecomunicaciones, con la finalidad de que se conforme una red fusionada con todo el equipamiento y redes que ya tienen las diferentes dependencias de gobierno (federal, estatal, municipales) y del sector privado) en todo el estado de Querétaro, incluyendo la infraestructura de la UAQ. A la fecha no se ha recibido respuesta. En este momento lo importante es sumar, aprovechar la infraestructura que ya se tiene y apoyar a las instituciones de educación para resolver este importante problema. Insistiremos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba