Articulistas

Evasión fiscal, tierra de Jauja para grandes empresas

“Las grandes empresas y los súper ricos tienen que comenzar a pagar los impuestos que les corresponden. Ya es hora. No quiero castigar a nadie. Soy capitalista. Si puedes ganar un millón de dólares o mil millones, genial. Lo que pido es que paguen lo que les corresponde, igual que hace la gente de clase media. Pero eso no es lo que pasa ahora. En este país, el uno por ciento más rico evade 160 mil millones de dólares de impuestos, que ya deben. No que eviten deberlos, sino que ya los deben. ¿Cómo es posible que los más ricos del país puedan evitar pagar impuestos? ¿Cómo pueden los más ricos pagar un porcentaje menor de impuestos que un profesor, un bombero o un policía? La verdad, es que esto ha funcionado muy bien para los que están arriba. A los trabajadores, a los que han construido este país, se les ha dejado fuera”.

Las palabras anteriores no fueron pronunciadas por Andrés Manuel López Obrador, de otra manera, la derecha mexicana ya habría gritado al escándalo. Como esas palabras las pronunció el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el pasado 16 de septiembre, entonces la derecha y sus corifeos hicieron mutis, no acusaron a Biden de comunista, ni de populista, ni de dictador, ni de autoritario, ni de nada que se le parezca. No tienen ese valor como para criticar al presidente de Estados Unidos.

Lo interesante de las palabras de Biden es que hasta da la impresión de seguirle los pasos al gobierno de la 4T, pues desde que Biden tomó posesión no es la primera vez que aplica o pretende aplicar medidas semejantes a las ya aplicadas por el gobierno de la 4T, otra cosa que también calla la derecha. Prefieren inventarse relaciones inexistentes del gobierno de la 4T con Venezuela, que observar los paralelismos en ciertas medidas aplicadas por nuestro vecino del norte.

El discurso de Biden va claramente contra los evasores fiscales. Algo muy conocido en este país. Efectivamente, el pasado 21 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó en su conferencia mañanera una lista de 58 empresas beneficiadas con condonaciones de impuestos en los sexenios del panista Felipe Calderón y del priista Enrique Peña Nieto.

La lista es parcial, pues sólo se presentaron empresas con condonaciones superiores a los mil millones de pesos. Es decir, el monto de condonaciones es mucho mayor, si se agregan las condonaciones menores a esa cifra.

Los impuestos no pagados no son cualquier cosa, pues amontan poco más de 366 mil millones de pesos. Esta situación no es nueva y ya había sido denunciada con anterioridad. Por ejemplo, un estudio llevado a cabo por la Auditoría Superior de la Federación, en 2013, señalaba que, en los dos sexenios panistas, de Vicente Fox y de Felipe Calderón, se habían devuelto impuestos a grandes corporaciones por el orden de 1 billón 641 mil millones de pesos. Una cantidad enorme y creciente, pues mientras que en el año 2000 se devolvieron 75 mil millones de pesos, en 2011 la devolución fue ya del orden de los 219 mil millones de pesos.

La cantidad de impuestos no pagados en 2011 equivalió al presupuesto total de 11 años del estado de Querétaro o al presupuesto de 540 años de la Universidad Autónoma de Querétaro, o si se prefiere al presupuesto anual de 540 universidades del tamaño de la UAQ.

Todo ese dineral se le quitó a salud, a educación, a infraestructura, a desarrollo social, a desarrollo agropecuario, a ciencia y tecnología. No lo debemos olvidar, así gobernaron el PAN y el PRI. anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba