Articulistas

Hacia la búsqueda y construcción de sentidos

En este confinamiento, los privilegiados quizá se aburran, después de haber hecho ejercicio en su gimnasio doméstico, leído varios libros, visto gran cantidad de series televisivas, realizado diversas teleconferencias con amigos internacionales, disfrutado juegos de mesa con la familia o cuidado flores en su jardín.

En tiempos difíciles, los seres humanos se comportan de formas muy distintas que oscilan entre dos polos: o sacan lo peor, o sacan lo mejor de sí mismos. ¿Por qué la diferencia?

La emergencia sanitaria que actualmente tenemos nos coloca en esa disyuntiva, pero nuestras reacciones no dependen sólo de la voluntad individual, sino de la convergencia de muchos factores que tienen que ver con nuestra historia, condiciones actuales, características de personalidad y de nuestros grupos de referencia…

No vive el drama del mismo modo quien tiene resuelta su situación económica y ha tenido, a lo largo de su vida, múltiples experiencias de alta cultura, que quien desde niño fue excluido de ésta y ha carecido de lo indispensable, incluso del amor.

En este confinamiento, los privilegiados quizá se aburran, después de haber hecho ejercicio en su gimnasio doméstico, leído varios libros, visto gran cantidad de series televisivas, realizado diversas teleconferencias con amigos internacionales, disfrutado juegos de mesa con la familia o cuidado flores en su jardín. Más del 60% de la población, sin embargo, no está en estas condiciones y debe hacer mil vericuetos para salir adelante, en especial, si vive al día, si fue “descansado” sin goce de sueldo mientras dure la contingencia, o si de plano fue despedido sin liquidación.

Curiosamente estas diferencias económicas tampoco explican por qué uno saca lo mejor y otro lo peor. Hay ricos infelices y monstruosos y pobres estupendamente creativos y optimistas, y viceversa. Pero concluir que “la explicación de las diferencias de reacción se pierde en el misterio”, lleva a la inmovilidad.

En este contexto, vale recordar la propuesta llamada ‘logoterapia’, de Víctor Frankl, (psiquiatra vienés y autor del libro ‘El hombre en busca de sentido’). Logoterapia viene del griego ‘logos’, que significa a la vez ‘palabra’ y ‘sentido’, y consiste en un proceso de curación mental que se logra al conversar sobre el sentido de la vida y de lo que hacemos. Dar sentido a las acciones, a los acontecimientos, es algo que humaniza.

Frankl llegó a esa propuesta, después de vivir las más amargas experiencias en campos de concentración nazis (Auswitz y Dahau) (de las peores expresiones de reclusión que la humanidad haya inventado).

En esos campos, Frankl observaba las reacciones de quienes ahí se encontraban, a partir de la pregunta: ¿por qué unos sobreviven y otros mueren? ¿Por qué unos enfurecen, se desgarran emocionalmente y son presa del miedo y del rencor, mientras que otros se portan tranquilos, animados y generosos? ¿Por qué la diferencia, si todos están sometidos a las mismas condiciones de precariedad y denigración?

La respuesta de Frankl es EL SENTIDO. Los segundos eran animados por recuerdos de personas amadas y la esperanza de reencontrarlas, pero también por su firme convicción de que “pese a todo, vale la pena vivir” y de que “la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles”. Esa dignidad lleva a asumir la responsabilidad de lo que uno hace y de cómo enfrenta lo que le sucede en sus micro espacios.

¿Qué sentidos de dignidad y esperanza nos permitirán superar la crisis?

Aunque la situación nos rebasa, de cada quien depende contribuir a su mejora o empeoramiento.

Aunque no puedo hacer mucho, aprovecho al menos la ocasión, para manifestar agradecimiento a todas esas personas que están dando su mejor esfuerzo por resolver el problema, desde el gobierno federal, hasta la más humilde afanadora del hospital más alejado. ¡Gracias! 

*Miembro del Movimiento por una Educación Popular Alternativa

metamorfosis-mepa@hotmail.com

Carmen Vicencio

Periodista y profesore en la FCPS-UAQ y empresario | Director de updateme.news

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba