Articulistas

Hacia la democratización del país

Según los plutócratas, al Estado no le toca garantizar la justicia social, y es mejor el derroche y el lujo, que en dar estabilidad y prestaciones a la clase obrera. Estas ideas dominan la mente de buena parte de la clase empresarial, gobernante y candidatos.

En vacaciones releí el libro ‘Ocupar Wall Street’ de Noam Chomski, sobre aquel movimiento de indignados en Nueva York, en el 2011, que siguió al movimiento 15M de España y que fue convocado también desde Francia por Stéphane Hessel.

Lo interesante de ‘los indignados’ es que no son militantes de ningún partido, ni siguen a ningún líder. Son personas comunes y corrientes, sin afán de poder, que observan cómo, en este sistema económico dominante, unos cuántos gozan, no sólo de privilegios, sino de un lujo escandaloso, mientras que la mayoría va perdiendo rápidamente sus derechos más básicos: a la alimentación, a la salud, a la vivienda, al trabajo… en fin, a una vida digna…

Dice Chomsky: “Cualquier persona con los ojos abiertos sabe que el comportamiento gansteril de Wall Street, y de las instituciones financieras en general, ha causado severos daños a los ciudadanos de Estados Unidos y del mundo. Y debería saber que lo ha estado haciendo por los últimos 30 años, al incrementar radicalmente su poder en la economía y con esto, su poder político”. Esos últimos 30 años corresponden al dominio del neoliberalismo o ‘sociedad de mercado’ en nuestro continente.

Chomsky llama ‘plutocrática’ al régimen de los más ricos, que controlan el mundo (el 1 por ciento), y ‘precariato’, a la mayoría, que padece ese régimen y sobrevive con dificultad (el 99 por ciento).

La plutocracia o régimen de los más ricos, ordena todo (económica, política, legal e ideológicamente), siguiendo las ideas de Hayek: “A menos Estado, más privatización y menos sindicatos: mejor civilización”; “el progreso avanza cuando los trabajadores no se sienten seguros; por eso hay que mantenerlos en situación de precariedad, para que sufran miedo de perder el empleo y se esfuercen más”. Según los plutócratas, al Estado no le toca garantizar la justicia social, y es mejor el derroche y el lujo, que en dar estabilidad y prestaciones a la clase obrera.

Estas ideas dominan la mente de buena parte de la clase empresarial, de la gobernante, de candidatos como Meade, Anaya, Zavala o Rodríguez, así como de la población, que piensa que este orden, radicalmente desigual, es “el mejor”… asumen, que si a uno no le va bien en él, es por su culpa, porque no se esforzó lo suficiente, porque no estudió, porque es un “mediocre”. Así, incluso los que pertenecen al ‘precariato’ justifican la ‘plutocracia’ y tratan de imitarla según sus posibilidades: aunque vivan en casas de cartón, se compran una tele de lujo, por ejemplo.

<Cuando esta forma de pensar domina también a maestros y estudiantes de las universidades públicas, tenemos que preocuparnos, pues el aparato crítico o pensante, de nuestra sociedad corre peligro.

¿Qué formación recibieron en la UAQ, por ejemplo, egresados que ahora son diputados, o un Francisco Domínguez, y miembros de sus gabinete, para preferir despilfarrar los recursos públicos, en viajes al extranjero o donaciones al Teletón, en lugar de garantizar un buen presupuesto fijo para nuestra Alma Mater?; ¿o un Marcos Aguilar y los regidores, para justificar la violación del artículo 11 constitucional, e impedir el libre tránsito, con casetas de vigilancia, o para privatizar el servicio de limpia, o para colocar estatuas y caros adornos en las esquinas de la capital, en lugar de llevar agua potable, alumbrado público y espacios verdes a los miserables y oscuros suburbios queretanos? ¿Qué formación recibieron los egresados universitarios que se dicen “con derecho” a despilfarrar los recursos de los queretanos, mostrando su cara en espectaculares y esperando que votemos por ellos?

Estos y otros temas fueron abordados en el foro-conversatorio ‘Hacia la democratización del país’ organizado por la ‘Red de Organizaciones de la Sociedad Civil de Querétaro’ (Red-OSC), que tuvo lugar el sábado 14 de abril, en el Centro Cultural Manuel Gómez Morín.

Esta Red reúne alrededor de 15 organizaciones locales, nacionales e internacionales, que trabajan para enfrentar diversos problemas sociales, desatendidos por los gobiernos, así como para impulsar alternativas en diversas áreas: ecología, salud, economía solidaria, vivienda, defensa de los derechos humanos, de la educación pública, de los pueblos originarios, entre otros.

El foro se propuso, entre otras cosas, hacer propuestas concretas, para marcar una agenda y “jalar la rienda” a nuestros futuros gobernantes, y giró en torno a tres temas: 1) La participación ciudadana hacia la democratización del país; 2) La exigencia de una vida digna para todos; 3) La descolonización del pensamiento, para generar la duda vital, sobre lo que el capitalismo nos presenta como “única opción”.

El sábado 28 de abril, habrá también un panel, para presentar conclusiones y un pronunciamiento dirigido, no sólo a quienes quieren gobernarnos, sino a las instituciones públicas, a los empresarios y a la ciudadanía, en general. Los esperamos.

 

metamorfosis-mepa@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba