Articulistas

i‘Mejor aún’: ¿ceguera individualista o algo distinto?

El coctel explosivo que combina al PRI-neoliberal, ha dado lugar a familias como las de Slim, Larrea, Bailleres, Aramburuzavala, Salinas, Romero Deschamps, y otras a las que AMLO llamó “Mafia del poder”.

El neoliberalismo, versión más actual y sofisticada del capitalismo voraz, ha globalizado una forma de comprensión por la que los individuos pierden contacto, no sólo con la realidad natural y social, sino consigo mismos al concebirse sueltos, separados o “absolutamente independientes de los demás” o bien, al pensarse como “ombligo del mundo” en torno al cual han de girar todos los demás.

El individualismo ha hecho tanto daño que muchos lo consideran “enfermedad de nuestros tiempos”; quien lo padece, se vuelve ciego en varios sentidos:

1) No ve a la historia. No reconoce que todo lo que es o posee, proviene de relaciones sociales altamente complejas: del trabajo que millones de “otros” realizan, o de las luchas que muchos “demás” libran. No sabe de toda esa explotación que se esconde en la cadena productiva, que da lugar a los bienes que consume.

2) Tampoco ve bien hacia los lados. Confunde y trata a las personas que lo acompañan o atienden, como “cosas”, “recursos” o “capital humano”, que puede usar, y luego eliminar, cuando ya no le sirvan. Porque si el diferente es “cosa”, entonces, puede despojarlo, excluirlo, violarlo, torturarlo, asesinarlo o condenarlo a pena de muerte.

3) Tampoco ve al futuro, pues está tan embebido en el ‘selfie’ del eterno presente que no le inquietan las consecuencias que pudieran tener sus acciones sobre los demás, o sobre el mundo. Ni se le ocurre pensar que la realidad se mueve, y que se pueden construir otros mundos posibles.

Esa ceguera se agrava con los más pudientes, que se creen Rico Mac Pato: que ellos solos hicieron su fortuna a partir de un centavo y que, por el “mucho esfuerzo” que empeñaron, son merecedores de todo lo que despojaron a los demás. (Remito a una entrevista que ‘Chapultepec 18’ hizo recientemente al gobernador Pancho Domínguez, para que explique la génesis de su enorme caudal).

El coctel explosivo que combina al PRI-neoliberal, ha dado lugar a familias como las de Slim, Larrea, Bailleres, Aramburuzavala, Salinas, Romero Deschamps, y otras a las que AMLO llamó “Mafia del poder”.

No deja de ser doloroso, que esa enfermedad haya contagiado de manera dramática también al panismo y al perredismo, partidos que tanto presumieron de ser opciones, radicalmente opuestas al PRI, y en las que muchos depositaron su esperanza.

Así, panistas como ‘El Jefe Diego’, Vicente Fox, Felipe Calderón, Germán Martínez Cázares… o, en Querétaro, como Ricardo Anaya, Pancho Domínguez y Marcos Aguilar; y perredistas como Alejandra Barrales, Faustino Soto, Uriel González, y muchos otros, son muestra fehaciente de que los mirreyes crecen en todos los partidos.

Marcos Aguilar evidencia, en su último informe de gobierno, que su individualismo le imposibilita ver y escuchar a quienes fueron despojados del bienestar como consecuencia de sus fastuosas obras. No ve más allá de “la mejor capital del mundo”, ésa que él solo concibió y construyó, “por amor a Querétaro” (sic), y que presume con enorme sonrisa en costosos espectaculares.

¿No establece, acaso, el artículo 134 de nuestra Constitución, que: “La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”?

En este contexto, la sola frase “Aún mejor” de Luis Bernardo Nava, futuro alcalde de Querétaro (si no prosperan todas las impugnaciones que el PAN ha recibido), puede significar dos cosas: 1) ser punta del iceberg, de su crasa ignorancia sobre lo que realmente sucede en el municipio que pretende gobernar, o 2) ser muestra de su buena intención de ver más allá de lo que pudo ver su antecesor, y estar dispuesto a mejorar las condiciones de los barrios más jodidos de la capital queretana. (¿Habrá un ‘Mejor aún’ para ellos?).

¿Merecerá Nava el beneficio de la duda? Mejor aún, habrá que obligarlo a ver a los “nadies”, que el sistema dominante ha vuelto invisibles.

La corriente cívica que abrió el triunfo de AMLO, anima a la población a superar su abulia, y a participar activamente, exigiendo a sus gobernantes que frenen su voraz egoísmo y tomen decisiones para beneficiar, en primer lugar, a la gente que ha sido menos atendida.

Aprovecho para expresar mi reconocimiento al pueblo de Carrillo, quizá el más antiguo de la capital queretana, invadido por la gran industria y el gran comercio; uno de los más abandonados por la administración anterior. Un pueblo que no se da por vencido y que seguirá luchando para hacer valer su derecho a respirar salud, belleza, naturaleza…, a tener, en fin, una vida digna.

metamorfosis-mepa@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba