Articulistas

Inundaciones en Querétaro: acciones para prevenir futuros desastres

Es menester preguntarse ¿el altiplano mexicano es una zona de alto riesgo por inundaciones?, de acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) no es una zona de alto riesgo, sin embargo, a lo largo de la historia han ocurrido diversas inundaciones en Santiago de Querétaro, San Juan del Río y Tequisquiapan, como la del 11 de junio de 1912 en la capital Queretana. Entre 1970 y 2003 en Querétaro se sucedieron 10 casos de inundación. Tequisquiapan se inundó en el año 2003 y nuevamente ahora en 2021, San Juan del Río se inundó en 2010 y ahora en 2021.

Cualquiera que haya sufrido daños por la inundación o haya visto las imágenes de los sucesos no puede quedarse con los brazos cruzados. No bastan los estudios, los planes, las ideas, las preocupaciones, lo único que puede evitar nuevos daños por inundación son las acciones desde el gobierno y la población organizada.

A los gobiernos municipales, estatales y federal les corresponde invertir en la infraestructura que permita una circulación y desalojo de grandes volúmenes de agua provenientes de los escurrimientos río arriba, desazolve de drenajes, tuberías y del cauce del río San Juan que atraviesa varias poblaciones; a los pobladores les corresponde exigir el mantenimiento y construcción de la infraestructura correspondiente, evitar el cambio de uso de suelo de los terrenos con riesgo de inundación, el vertido de residuos sólidos a los drenajes pluviales y al cauce del río, y sobre todo evitar la práctica cotidiana del silencio, pues la omisión es un pecado moral, cuyas consecuencias no son asunto del Reino de los Cielos sino que se sufren aquí y ahora.

El cambio en el uso del suelo para la construcción de infraestructura turística implica que los antiguos drenes se cubren con concreto y asfalto, pues a la industria de la construcción sólo le importa la ganancia rápida. Un análisis de las curvas de nivel en cada localidad y su contraste con las inundaciones históricas pueden evidenciar si una zona corre riesgo o no de inundación.

Los daños causados por las inundaciones impactan de forma directa e indirecta a todos los habitantes, pues unos sufren pérdidas de bienes muebles y daños a sus inmuebles, otros la escases de alimentos, daño a los vehículos automotores, limitación en la movilidad, incremento de poblaciones insectos plaga y potencialmente dispersión de enfermedades trasmitidas por éstos, acumulación de basura, animales muertos y, en dependencia del tamaño de la catástrofe, también pérdida de vidas humanas. Nuevas y mayores inundaciones vendrán, eso es un hecho ineludible, pues son resultado del cambio climático, el crecimiento poblacional y urbano, la incorrecta planificación urbana y los entuertos de la corrupción neoliberal. Mucho está por hacer.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba