Articulistas

Investigar, y en su caso enjuiciar a expresidentes

El largo, pero largo, reinado del PRI en nuestro país, durante décadas, trajo consigo una serie de distorsiones de la vida política en México. Una de ellas se refería a que el presidente de la república era intocable. En consecuencia, nunca se construyó un andamiaje jurídico como para investigar y menos juzgar a expresidentes o a presidentes en activo, a diferencia de lo que sucede en varios países.

Hoy, a partir de la llegada del gobierno de la 4T, el congreso federal aprobó, en noviembre de 2019, una reforma constitucional que permitirá la celebración de un referéndum revocatorio para decidir si el presidente de la república sigue o no en el cargo. Este referéndum debe llevarse a cabo a la mitad del mandato, es decir, a los tres años de haber tomado posesión, por lo que este importante ejercicio ciudadano se llevará a cabo por primera vez en nuestro país en marzo del año próximo.

Este tipo de medidas forman parte de la democracia participativa, en la que el ciudadano no se concreta sólo a elegir representantes populares cada tres o cada seis años.

Pues bien, siendo un ejercicio inédito la consulta del 1 de agosto sobre si investigar o no a expresidentes, es necesario tener claro que en otros países las investigaciones a expresidentes o incluso a presidentes en activo son algo común y ya perfectamente establecido tanto jurídica como políticamente.

Por ejemplo, en marzo de este año, el expresidente de Francia, Nicolás Sarkozy, fue condenado a tres años de cárcel, culpable de los delitos de corrupción y tráfico de influencias. El año pasado se sometió a investigación a la oficina del ex primer ministro de Japón, Shinzo Abe, por financiamiento de reuniones que fueron equiparables a la compra de votos.

En Perú, ocho expresidentes han sido señalados por corrupción y algunos de ellos han sido investigados. Caso famoso el del expresidente Alan García, quien prefirió suicidarse que ser arrestado por la policía, que lo estaba investigando.

Y, claro, nuestros vecinos del norte están investigando a su más reciente expresidente, Donald Trump, quien está sujeto a una investigación de un gran jurado de la cámara de representantes de ese país.

Y como señalamos líneas arriba, en muchos países incluso se investiga a presidentes en activo.

Una vez más señalamos a Donald Trump quien como presidente de los Estados Unidos fue sujeto de toda una serie de investigaciones, desde cuestiones relativas a su campaña presidencial hasta cuestiones relativas a su equipo de transición.

Este año se está investigando al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson por haber tomado unas lujosas vacaciones en el Caribe, pagadas como “regalo” por un empresario.

En 2017, el primer ministro de Israel, en activo, Benjamín Netanyahu, fue investigado por cinco casos de corrupción. En Finlandia, este año, está siendo investigada la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, por haber invitado a familiares a desayunar en la residencia oficial, con un costo de 30 dólares cada desayuno.

Este año, el parlamento europeo votó iniciar un procedimiento contra el primer ministro de la República Checa, Andrej Babis, por varias vulneraciones a la ley de la Unión Europea, incluyendo un conflicto de intereses relacionado con los fondos agrícolas europeos.

Claro, siempre se corre el riesgo de que algunos expresidentes sean víctimas de aparatos judiciales facciosos, como sucedió en Brasil con Luis Ignacio Lula da Silva, pero ese es uno de los riegos que se deben correr con el fin de tratar de poner fin a la impunidad de los más altos mandos del estado.

Así que, la consulta del 1 de agosto para que la población decida sobre posibles investigaciones a expresidentes de la república no es una anomalía, sino que, por el contrario, es moverse en la dirección de una normalidad democrática más avanzada.

Claro, hay quien considera que este tipo de ejercicios son inútiles y ociosos. Por el contrario, otros vemos la posibilidad de consolidar en el país una democracia participativa que incremente la participación de las y los ciudadanos en la cosa pública.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba