Articulistas

Juan José Bárcenas Casas (1961-2022). In memoriam

Apenas el 19 de octubre de 2021 apareció en Tribuna de Querétaro, del 19 de octubre de 2021, un artículo de quien esto escribe, titulado: Reinstalación laboral de Juan José Bárcenas Casas en el que se presentaba una breve semblanza del profesor investigador de tiempo libre, su trayectoria académica como psicólogo y como antropólogo, tanto en la Benemérita Escuela Normal Superior del Estado de Querétaro, como en el Centro de Estudios e Investigaciones Antropológicas del Área de Humanidades y posteriormente de la ahora Facultad de Filosofía. Su pasión por la Antropología lo llevó a rescatar, cuando pocos lo hacían, el tema y estudio de ‘Los Concheros’, desde dentro de las mesas de danza de San Francisquito, La Cruz en la Ciudad de Querétaro y en San Miguel Tolimán, principalmente. Sin embargo, recorría con ‘Los Concheros’ queretanos las giras de reciprocidad con otras mesas de danza de la Ciudad de México, Tlaxcala, Puebla, Guadalajara, Oaxaca y hasta Los Ángeles. Decía, él de la letra, en dicha colaboración a nuestro semanario que Juan José era reconocido como una especie de “Gurú” de los capitanes de los Concheros.

Cuando surge la Licenciatura en Antropología en la Facultad de Filosofía de la UAQ, en el año de 1977, ‘Juanjo’ se incorpora de lleno a la formación de antropólogos queretanos, especialmente en las sesiones de trabajo de campo en los municipios de la Sierra Gorda de Querétaro, donde los estudiantes pasaban una temporada en los hogares campesinos en una zona determinada y posteriormente seleccionaban una comunidad específica y ahí, siguiendo las técnicas de Malinowski, Murdock, Pozas, Villarojas, Palerm, entre otros autores clásicos de la Antropología Social, se incorporaban no al objeto, sino al sujeto en estudio, donde antropólogo y campesino y/o indígena se convertían ambos en actores de la trama social comunitaria, prevaleciendo las necesidades e intereses de los sujetos rurales, así fueran ejidatarios, comuneros, pequeños propietarios, peones, migrantes, mujeres, jóvenes, estudiantes, adultos mayores o los propios actores religiosos de las festividades patronales.

Los jóvenes aprendices de la Antropología, realizaban al final de sus estancias de campo un estudio monográfico y eventualmente, según el interés de los sujetos, de las autoridades ejidales o municipales y lo presentaban a la comunidad que había participado, de alguna forma, en el trabajo de campo. Muchos estudiantes, ahora egresados, recuerdan la mancuerna que establecieron Juan José Bárcenas Casas, ‘Juanjo’ y Alberto García Espejel, ‘Beto’ con sus equipos. Juanjo y Beto hacían sus recorridos a la Sierra, ahí establecían un centro geográfico que podría ser la capital municipal o delegacional y se seleccionaban un racimo de comunidades que los estudiantes por afinidad temática escogían. Beto y Juanjo se aventaban sus caminatas con los y las jóvenes, se enlodaban por las lluvias del verano, con luz, lámparas, o inclusive con velas, hacían sus notas etnográficas que posteriormente se pulían y se entregaban como informes finales de campo.

Varios estudiantes ‘se enamoraron de sus comunidades’ y su tesis de licenciatura fue producto de la continuidad temática con su trabajo de campo. ‘Beto’ y ‘Juanjo’ fueron maestros muy buscados por los estudiantes para ser sus directores o lectores-sinodales de sus investigaciones para lograr el grado de Licenciado en Antropología. Inclusive algunos jóvenes lograron reconocimientos nacionales con sus trabajos de tesis, otorgados por Sedesol y el INAH. Recientemente, apenas en el mes de diciembre de 2021, después de una demanda laboral de 6 años, Juan José Bárcenas Casas, logró con apoyo del SUPAUAQ, mediando un acuerdo con la UAQ, su reinstalación laboral, que si bien no dejó satisfechas sus exigencias como trabajador académico, le permitieron la jubilación, misma que solo disfrutó, en vida, los meses de diciembre de 2021 y enero de 2022. Lamentablemente la precaria salud de Juan José Bárcenas Casas se fue deteriorando gradualmente, cuestión que lo condujo a su fallecimiento el día 10 de febrero de 2022. Esperamos que la UAQ otorgue las prestaciones debidas a la familia Bárcenas Téllez y la pensión por viudez a su esposa. ¡Hasta Siempre ‘Juanjo’!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba