Articulistas

La charrería y los zombies sindicales

Por su parte Morena, en Querétaro, ha mantenido “el silencio de los inocentes” ante las demandas de mayor presupuesto universitario por parte de la federación.

El pasado 15 de octubre de 2019 el exsecretario General del SUPAUAQ publicó en nuestro semanario (Tribuna de Querétaro, No. 937, p.15) un artículo titulado “El paro de los charros sindicales de la CONTU”, en el que se descalificaba el paro laboral realizado por varias universidades públicas el pasado 9 de octubre de 2019; señalando cómo le hacen los columnistas de la prensa local cuando hay alguna movilización o protesta social del magisterio, de los campesinos, de los indígenas; o un movimiento huelguístico y estudiantil, disminuyendo el número de participantes, indicando los errores organizativos, el bajo impacto social y los resultados de esa acción colectiva.

No pretendo defender a Enrique Levet Gorozpe, quien efectivamente fue priista como también lo fueron, en su momento, nuestro presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador; o Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez, Porfirio Muñoz Ledo, Manuel Bartlett, Manuel Camacho; destacados miembros actuales de MORENA, entre los que se cuentan Napoleón Gómez y una gran cantidad de chapulines mayores, intermedios y menores que se colaron al efecto AMLO de 2018, y que han hecho barbaridades como la “Ley Bonilla” en Baja California Norte, o la Ley contra las movilizaciones en Tabasco, o las travesuras del “Güero Velazco” gobernador-senador de Chiapas, emigrado del PVEM.

Señala el articulista en cuestión, en otra colaboración titulada “Los zombies de la CONTU y su supuesta defensa de las IES públicas” que también publicó Tribuna de Querétaro, hasta dos veces el mismo texto (Ediciones 938, p.13 y 940, p.15) que “Las reuniones de la CONTU son verdaderamente prescindible (…) Eso sí, grandes comilonas y consumo de alcohol para fortalecer relaciones entre las dirigencias”.

Concluye categórico el también dirigente de Morena: “Cuando fui secretario general del SUPAUAQ me bastó asistir a UNA SOLA DE ESTAS REUNIONES (mayúscula nuestra) para no volver a acudir a ninguna otra” (ibídem, ps. 13 y 15).

Si esa hubiera sido nuestra lógica para participar en la vida sindical del SUPAUAQ en las sesiones del Consejo Consultivo del SUPAUAQ, como delegado sindical de la Seccional de Jubilados y Pensionados, habría dejado de asistir, pues el exsecretario General del SUPAUAQ monopolizaba el uso de la palabra y de su derecho eterno de réplica; sólo otorgaba la voz a sus simpatizantes, e imponía su hegemonía en las Asambleas Generales, como ocurrió cuando, sin estar en el orden del día respectivo, se aprobó con solo 28 votos a favor la entrega de 22 millones de pesos del Fideicomiso de Jubilaciones y Pensiones del Personal Académico de la UAQ a la rectoría; siendo una decisión que correspondía a los fideicomitentes.

Quien esto escribe, solicito al Consejo Consultivo que se revisara, y si procediere, que se anulara esta determinación; cuestión que “bateó” el Consejo Consultivo. No me retiré de las sesiones del Consejo Consultivo, ni de la participación en las asambleas, a pesar de estas prácticas autoritarias y de que me ofrecieron algunos alcoholes en la festividad del “Día del Maestro y la Maestra”.

Ahora que la Reforma a La Ley Federal del Trabajo ha generado nuevas exigencias para la democratización sindical (para la actualización de los procesos electorales),| es muy probable que las dirigencias de la CONTU, FNSU, CNSUESIC y sus organizaciones afiliadas tengan nuevos rostros; como también lo esperamos con la propuesta de la Reforma Estatutaria del SUPAUAQ, que por lo pronto ya incluye aspectos novedosos, tanto en sus principios incluyentes, como la igualdad, equidad y paridad de género; la revocación de mandato, la independencia sindical con respecto del estado, de los partidos, pero también de las autoridades universitarias; además de la transparencia, la rendición de cuentas, la adecuación histórica, la sostenibilidad y la no discriminación por cualquier razón.

Además, opino por otra parte, que en las artes de la charrería y del inframundo de los zombies no hay que rascar demasiado para ver los métodos autoritarios y excluyentes que rigieron el SUPAUAQ en los períodos 2010-2016, el entreguismo sindical hacia las autoridades universitarias (2016-2018).

Por su parte Morena, en Querétaro, ha mantenido “el silencio de los inocentes” ante las demandas de mayor presupuesto universitario por parte de la federación. Teresa García Gasca, rectora de la UAQ, ha sido más exigente y beligerante que el SUPAUAQ; tanto con la federación como con AMLO en particular, pero también con Pancho Domínguez.

Así que los zombies y el jaripeo se anticiparon al Día de Muertos, al aniversario 109 de la Revolución Mexicana y a la Feria de Querétaro, respectivamente, pero que no cunda el pánico.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba