Articulistas

La consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

La Academia de Ingeniería proyecta 440 mil millones de pesos para el aeropuerto, cuatro veces más de lo que costaría la suspensión definitiva del proyecto.

Del 25 al 28 de octubre, tendremos la oportunidad de participar en una consulta nacional sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Habrá mesas de votación en las plazas principales de los cuatros municipios más importantes de nuestro estado: Querétaro, San Juan del Río, Corregidora y el Marqués. Este ejercicio es inédito pues los gobiernos neoliberales del PAN y del PRI lo que menos les interesa es consultar a la gente. Imponen sus decisiones y ya.

Así ha sucedido con el NAICM. El gobierno corrupto de Peña Nieto se ha empecinado en hacer un proyecto faraónico y transexenal ignorando problemas financieros, técnicos, ecológicos y sociales.

Para aquellos que desean comprender las diferentes alternativas que se han venido mencionando al respecto: suspender la obra o continuarla, quitar el financiamiento público, buscar otras alternativas al proyecto del gobierno de Peña Nieto; les conviene revisar un documento de 18 páginas que acaba de publicar el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), titulado “Opciones para solucionar la saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México” y que se puede consultar en línea y descargar de www.foroconsultivo.org.mx

Nadie pone en duda que el actual aeropuerto de la capital está saturado. De hecho, cada vez más el aeropuerto internacional de Cancún es usado por muchos extranjeros en alternativa a llegar a nuestro país por la capital, sobre todo por turistas europeos, los que desde hace años buscan visitar las maravillas del sureste mexicano. Es muy simplón, además de falso, acusar a los que nos oponemos a la obra faraónica de Peña Nieto de estar a favor de dejar las cosas como están y por lo tanto estar a favor de la saturación del actual aeropuerto.

Lo que se pone en duda es el proyecto, no la necesidad de un nuevo aeropuerto o de pensar en un nuevo sistema aeroportuario en el centro del país.

La principal objeción es que el proyecto de Peña Nieto en el lago de Texcoco implica la cancelación del actual aeropuerto debido a las rutas aéreas no podrían funcionar los dos aeropuertos al mismo tiempo.

Muchos hemos insistido en que todas las grandes capitales del mundo que requieren aumentar su tráfico aéreo no cierran aeropuertos sino que construyen otros y desvían parte del tráfico aéreo a ciudades cercanas, sobre todo el tráfico local, y luego comunican a dichos aeropuertos con las grandes capitales por vía terrestre.

Tan solo esta razón sería suficiente para oponerse al actual proyecto. Sin embargo, las razones financieras también son de peso. Los que quieren que continúe el proyecto señalan que suspenderlo de manera definitiva implicaría la pérdida de 100 mil millones de pesos. Pero el responsable de esto no sería el nuevo gobierno de Morena sino el anterior gobierno del PRI que se empeñó en la peor opción posible, ellos serían los responsables de tal pérdida.

Al inicio se nos dijo que el proyecto total costaría 169 mil millones de pesos, aunque ahora la Secretaría de Hacienda proyecta 195 mil millones de pesos sólo para la primera fase, Parsons proyecta 285 mil millones de pesos y la Academia de Ingeniería proyecta 440 mil millones de pesos, cuatro veces más de lo que costaría la suspensión definitiva del proyecto.

Otra razón de peso para oponerse fuertemente al proyecto es que el lugar elegido implicaría un alto costo de mantenimiento, cerca de 570 mil millones de pesos en gastos de operación y mantenimiento (según el observatorio del gasto de la Secretaría de Hacienda) por lo que en cinco décadas, el costo total sería de 764 mil millones de pesos. Y se pretende que esto se financie con dinero público. Es decir, que esto lo pagaríamos nosotros.

Efectivamente hay otras alternativas, tal como se ha hecho en otras capitales mundiales, ¿por qué tiene que hacerse a fuerzas en el lecho de un lago? Y la más viable es potenciar un sistema de aeropuertos alrededor de la capital.

Por ejemplo, Londres utiliza, principalmente para sus vuelos internacionales los aeropuertos de Heathrow y de Gatwick, el aeropuerto de la ciudad de Londres para vuelos europeos y vuelos privados, Luton y Stansted para vuelos de aerolíneas de bajo costo. Cinco aeropuertos alrededor de la capital.

En nuestro país, además del actual aeropuerto, podría usarse la base de Santa Lucía y aeropuertos de ciudades cercanas como Toluca, Cuernavaca, Puebla o incluso Querétaro.

Otra razón más para oponerse, es la estela de corrupción que ha dejado ya y dejaría el actual proyecto. Al respecto, es sumamente recomendable una visita al sitio web https://torredecontrol.projectpoder.org/ en donde se da información precisa de porque mantener el actual proyecto es un pésimo negocio para el país. Aquí se señala que han sido adjudicados 344 contratos y convenios sin concurso, de un total de 536. Es decir, el 70% de los contratos se han adjudicado de manera directa. Del total del importe, el 78 por ciento está concentrado en tan sólo 15 contratos.

Por esto y por más en la próxima consulta #YoPrefieroElLago.

 

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba