Articulistas

La farmacia verde en los parques, jardines y senderos de Querétaro

El paradigma del monopolio médico-farmacéutico se sustenta en la publicidad, la cual aprovechándose de la basta ignorancia del pueblo mexicano, lo convencen con discursos pseudocientíficos y verdades a medias al estilo de: ¡50% mayor contenido proteínico!

 

Doña Matilde Mondragón, una herbolaria tradicional y partera de Amealco de Bonfil, menciona frecuentemente que “pisamos la farmacia”, esta frase explica como domina en los seres humanos la ignorancia, se desconoce la utilidad de las hierbas y se les nombra malezas, cuando en realidad son buenezas. Se les arranca, pisotea y se desechan, sin preguntarse el ¿para qué sirven? Y mientras tanto se consume todo tipo de venenos autorizados por las instituciones gubernamentales y los consorcios multinacionales.

“Para muestra basta un botón” reza un proverbio popular. Recientemente, en el año 2015, la Universidad Autónoma de Querétaro editó el libro ‘Plantas nativas y naturalizadas de Querétaro’ con la finalidad de mostrar la amplia biodiversidad vegetal con la que cuenta el municipio de Querétaro y áreas circunvecinas, y sin ser el objetivo fundamental de la obra, en ésta se reconocen cerca de 60 especies, con propiedades medicinales, algunas de las cuales se mencionan a continuación:

El sabino, como diurético y para curar úlceras. El zapote blanco para purificar riñones, como diurético y para la hipertensión. El cedro contra la fiebre, el dolor y la bronquitis. El pochote para la bilis y la disentería. El roble para cerrar las heridas. El mezquita contra la disentería, el dolor de estómago y algunas infecciones de ojos. El colorín contra piquetes de víbora y alacranes. El fresno como febrífugo, inflamaciones y heridas. El palo bobo para problemas dérmicos, el cabello y dolores causados por golpes.

El encino se usa para controlar la diarrea y evitar la caída de los dientes. El huizache para dolores de cabeza y mejorar la digestión. La jara para el dolor de muelas y musculares. La pegajosa para reumatismo, fiebre e inflamación. El limoncillo para la tos, la epilepsia y nervios. La contrahierba como analgésico y sedante. El tepozán como antisudorífico, diurético y antipirético, entre otras.

El esbozo herbolario de la obra mencionada solo representa la “punta del iceberg”, la biodiversidad de Querétaro en muy amplia, pero equivale sólo a una pequeña porción de la megadiversidad mexicana. Por ello, como se anotó al inicio, doña Matilde dice: “pisamos la farmacia”, mientras que, al mismo tiempo, los hombres y mujeres de México llegan a las 3 am al IMSS para recibir los primeros turnos a las 6 am y ser atendidos si bien les va a las 10 o 12 del día. Se hacen largas filas de espera en los consultorios “gratuitos” y en las farmacias convencionales, o se paga una tarifa alta en los consultorios privados y para adquirir fármacos convencionales.

El paradigma del monopolio médico-farmacéutico se sustenta en la publicidad, la cual aprovechándose de la basta ignorancia del pueblo mexicano, lo convencen con discursos pseudocientíficos y verdades a medias al estilo de: ¡50 por ciento mayor contenido proteínico!, ¡destruye el 99 por ciento de las bacterias!, y otras sandeces publicitarias, pero altamente efectivas para convencer y lograr vender los venenos autorizados.

El cambio de las sociedades hacia un modelo de organización justo no se logra mediante guerras civiles o elecciones pseudo-democráticas, sino transformando, desde la sociedad civil, los paradigmas hegemónicos, uno de ellos es precisamente el estructurado por el monopolio oligárquico médico-farmacéutico quien mediante grandes recursos repite una mentira mil veces hasta que se convierte en verdad, como dijera el publicista de Hitler, Joseph Goebbels.

Y no se trata de enfrentar o intentar imponer un nuevo paradigma, sino por el contrario, lo importante son los procesos autogestivos de construcción de conocimiento y el desarrollo de un pensamiento crítico que lleve a la elección informada, a la toma de decisiones, es decir al ejercicio del libre albedrío, del cual dicen, Dios lo otorgó al ser humano mediante el aliento divino.

Junto con los procesos autogestivos está la organización social heterárquica, un modelo no piramidal, sin jefes, sin estructuras jerárquicas. Su fundamento radica en el intercambio de información y la amplia libertad para promover la propia construcción del conocimiento, siempre soportado en el pensamiento crítico.

Y precisamente la farmacia verde de los parques, jardines y senderos de Querétaro representa los recursos naturales disponibles para impulsar todo tipo de intercambios y desarrollo de emprendimientos para mejorar la salud comunitaria, sin enfrentamientos, sin violencias, sin energías negativas que dañen el alma de los seres humanos.

Más información en El Ahuehuete herbolaria, Niños Héroes 41 esquina con Matamoros, local 3, Plaza del Vergel, Tequisquiapan, Querétaro. Cel. 442-3775127 y 414-1070194, elahuehuete.herbolaria@gmail.com, www.elahuehuete.com.mx

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba