Articulistas

La parsimonia de la investigación científica y las necesidades de salud comunitaria

Las comunidades humanas requieren sanar dolencias, no curaciones parciales, el ser humano es un rompecabezas interactivo, la amalgama de todos estos aspectos da como resultado la irrepetibilidad de cada uno de sus integrantes y de su estado de salud, sus afecciones o dolencias.

Risibles parecen los resultados parsimoniosos de la investigación científica respecto a los requerimientos necesarios para recuperar y conservar la salud humana. Por pura curiosidad cultural, llegue al periódico Granma, Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba (23 de febrero de 2019), en éste me encontré un artículo titulado “Crea Rusia novedoso medicamento contra el asma”, en esta nota se menciona que “científicos del Instituto de Inmunología de la Agencia Federal de Medicina y Biología de Rusia” han desarrollado un medicamento capaz de influir en la causa del asma, en lugar de tratar solo los síntomas”, señalando que este novedoso medicamento permite bloquear la inflamación crónica de los bronquios, principal mecanismo patogénico de esta enfermedad. Dicho medicamento posee dos componentes: el micro-ARN y el péptido catiónico, que detienen la síntesis de interleucina-4, una glucoproteína responsable del proceso inflamatorio, el cual conduce a la asfixia. Las ventajas adicionales de este fármaco, a decir de los desarrolladores, es una mayor eficacia y la reducción de los efectos secundarios.

Nuestros ancestros prehispánicos, aun con la destrucción masiva que generó la conquista y colonización de Nuestra América y la imposición de más de 500 años de rapiña y saqueo, causado por propios y ajenos, nos legaron un vasto conocimiento tradicional, practico en su esencia, que no le pide nada al conocimiento eurocéntrico y hegemónico, independientemente del color de la bandera donde se geste. La herbolaria tradicional mexicana a diferencia de la parafernalia de la ciencia positivista y convencional, llena de métodos, procedimientos, batas blancas, títulos nobiliarios, reactivos y cristalería, tiene y ofrece respuestas para recuperar y conservar la salud humana, individual y comunitaria.

El asma, como muchas otras afecciones alérgico respiratorias presentan en esencia un modelo general, la inflamación y/o la secreción de mucosidades. Las respuestas de la ciencia convencional son parciales, los rusos hablan de una glucoproteína responsable de la inflamación, los norteamericanos de un mal funcionamiento del sistema inmunitario que provoca que el organismo reaccione de manera anormal frente al contacto con alérgenos. La pregunta fundamental es ¿qué factores provocan la aparición de la glucoproteína o de hacer mal funcionar el sistema inmunitario?, la respuesta hay que encontrarla en el estudio del crecimiento y desarrollo de los individuos, no de los efectos sobre el organismo.

Cada ser humano es un individuo único e irrepetible, como es su historia biológica, social, cultural y emocional. Desde el mismo momento en que se da la fusión de los gametos (óvulo y espermatozoide) y comienza el desarrollo y crecimiento de un huevo, para dar como resultado un nuevo ser humano, este amasijo de células en veloz multiplicación, recibe la influencia energético-emocional de todo un entorno en evidente desequilibrio: rechazos, abandonos, tristezas, sometimientos, violencia y falsos afectos.

El nacimiento de los seres humanos desde hace décadas sucede de forma industrializada: fármacos, hospitales, cesáreas programadas, asepsia y una perfecta relación de costo-beneficio económico. Todos estos parámetros no contemplados por la bioquímica y la biología molecular para definir el “origen de las afecciones” los lleva a pensar en efectos más que en causas: las glucoproteínas o el mal funcionamiento del sistema inmunitario son efectos, las causas son las mencionadas.

La herbolaria tradicional mexicana que abraza por igual las plantas nativas, introducidas, naturalizadas y exóticas usa algunas plantas en diversas formas terapéuticas para evitar las alergias, incluida el asma, entre estas plantas están el hinojo, la violeta, la canela, el floripondio y el estramonio. Algunas de las propiedades del hinojo son las de ser expectorante y mucolítico, antiséptico, antiinflamatorio y cicatrizante; la violeta y la canela son antiinflamatorios; el floripondio y el estramonio antiespasmódicos, antiinflamatorios y analgésicos.

El uso de plantas medicinales, específicamente bajo la presentación de microdosis o micro-aspersión lingual, sobrepasa la efectividad de cualquier desarrollo farmacéutico sintético, pues son 100% efectivas y no provocan ningún efecto secundario negativo, además de conservar la biodiversidad, fomentar el desarrollo cultural, respetar el conocimiento tradicional, ser accesibles económicamente para toda la población.

Las comunidades humanas requieren sanar dolencias, no curaciones parciales, el ser humano es un rompecabezas interactivo donde se mezclan aspectos biológicos, sociales, económicos, culturales, emocionales, ambientales e históricos, la amalgama de todos estos aspectos da como resultado la irrepetibilidad de cada uno de sus integrantes y de su estado de salud, así como de sus afecciones o dolencias.

Para abrirnos hacia la posibilidad de reconquistar la felicidad y con ello recuperar y conservar la salud, es necesario el análisis de la realidad y su constante transformación. La realidad social y comunitaria requieren respuestas socialmente aceptables, económicamente viables y ambientalmente apropiadas, la industria farmacéutica en todas sus vertientes es incapaz de darlas, por ello solo el conocimiento no centralizado, sino profundamente socializado, es la única posibilidad para contribuir eficientemente a la sobrevivencia y bienestar de los seres humanos.

 

El Ahuehuete, herbolaria. Niños Héroes 41, esquina Matamoros, Local 3. Tequisquiapan, Qro. 442-3775127, 414-1070194 y 427-1212508. Correo electrónico: contacto@elahuehuete.com.mx; www.elahuehuete.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba