Articulistas

La tecnología G5 y la estructura electromagnética de la salud, buscando alternativas

La desorganización energética del cuerpo humano se manifiesta como enfermedad: dolor, inflamación, tumoraciones, alergias, sobrepeso, ácido úrico, hiperglucemia, gastritis, entre muchas otras.

Cuando se estudia la física de los cuerpos y sobre todo de los biomateriales, como son los seres vivos, los estudiosos han llegado a un acuerdo: las partículas se comportan como ondas y las ondas como partículas; es decir, la materia se comporta como energía y a la inversa.

A nivel intermedio, como señala Lakhovsky en su libro El secreto de la vida se observa que los organismos voladores como insectos, aves y murciélagos, y aquellos otros que viven en los mares, lo hacen por sendas de energía, y como lo afirman los estudiosos de la electrofisiología, mediante señales eléctricas se comunican los insectos y las plantas, y se trasmite información al interior de los organismos, así mismo a nivel planetario, los sistemas y galaxias están organizadas mediante sistemas energéticos que los estructuran.

De esta forma, se puede señalar que hay dos grandes grupos de energías que impactan en los seres vivos: las que organizan y las que desorganizan. Entre las primeras está el amor, el afecto, la comprensión, la tolerancia, la aceptación y el perdón, nombres que los físicos podrían nombrar como partículas alfa, beta o gama; entre las segundas el odio, el rencor, la tristeza, la intolerancia, entre otras, que bien pudieran ser llamadas con algún vocablo en latín.

Por ello, el cuerpo humano, como biomaterial material, se comporta como energía y, a su vez, las emociones o vibraciones energéticas, se representan en el cuerpo, permitiendo su equilibrio u organización o desequilibrio o desorganización, la salud o la enfermedad.

Existen muchas voces a nivel mundial que afirman que la tecnología G5, una gran fuerza electromagnética construida por China, los Estados Unidos y sus aliados comerciales, tuvo el poder de modificar los patrones electromagnéticos de la Tierra y hacer más grave e incrementar la patogenicidad de la afección vírica actual.

Pero, como todo fenómeno, no hay un sólo y único factor para que éste se desarrolle, sino un conjunto de ellos, de ésta forma, sumando al efecto de la tecnología G5, están las injustas y crueles diferencias económicas entre los países del Norte y del Sur, del mundo desarrollado y subdesarrollado, las condiciones emocionales en que vive la humanidad, las carencias materiales y espirituales de una parte y la sobreabundancia y el despilfarro de la otra.

La desorganización energética del cuerpo humano se manifiesta como enfermedad: dolor, inflamación, tumoraciones, alergias, sobrepeso, ácido úrico, hiperglucemia, gastritis, entre muchas otras.

María Magdalena, la mujer emblemática de grupo de los apóstoles de Jesús dejó escrito un mensaje sanador: “te enfermas y mueres como consecuencia de tus actos, porque vives con palabras, pensamientos, obras y omisiones que te dañan. Para sanar debes ponerte en armonía y reconectarte con la naturaleza, debes eliminar lo que te oprime, aniquilar lo que te atenaza, apaciguar tu avaricia y liberarte de la ignorancia, con ello alcanzaras el reposo de tu alma y la eternidad en el tiempo”.

Quienes pensamos que la utopía es posible y que su posibilidad, en gran medida depende, como dijo Bertolt Brecht, de los seres humanos que luchan toda la vida, es decir de los imprescindibles, no nos quedamos con la manos cruzadas, por ello, en el proyecto El Ahuehuete, herbolaria compartimos la terapia de Biorresonancia cuántica como una forma contribuir a re-establecer la armonía energética de las personas que así lo deseen, abriendo el camino para que, de forma autogestiva, ellas puedan revisar sus palabras, pensamientos, obras y omisiones, y con ello equilibrar su vida en la senda de las energías que organizan, amando al prójimo como a uno mismo.

La existencia de frecuencias electromagnéticas de alta o baja frecuencia, positivas y negativas, no es una creencia, su aplicación tecnológica puede causar daño como lo hace la G5 o ayudar a sanar, como lo hace la Biorresonancia cuántica, la experiencia, la prueba sin consecuencias secundarias negativas, es la única vía de aprendizaje, atreverse representa una posición científica.

Si deseas mayores informes sobre la biorresonancia cuántica puedes llamar a El Ahuehuete, herbolaria al 442-3775127 y al 999-1273432 o enviar mensaje por whatsapp.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba