Articulistas

Lámpara de noche

Se abrió la puerta de la recámara y vi la luz de la lámpara del buró iluminando dulcemente la habitación y la cama, entre sombras y libros. Yo era un joven y la escena me enamoró. Sabía a quién esperaba esa cama bien tendida, conocía a su huésped, una mujer madura.
Un pequeño libro llamó mi atención. Editorial Aguilar. Séneca. Ya había visto esa colección. Tímido y temeroso, di unos pasos y lo cogí. “De la brevedad de la vida”. Lo abrí.
–No es que la vida sea breve, es que perdemos mucho el tiempo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba