Articulistas

Las marcas comerciales y su vínculo histórico con el nazi-fascismo alemán

Prácticamente todas las marcas comerciales lanzan campañas publicitarias para darle a sus productos un baño de pureza; todo lo contrario, crecieron exponencialmente gracias a los negocios de guerra y muerte de la Segunda Guerra Mundial.

Para muchos consumidores la “marca comercial” es símbolo de estatus, mostrarla y resaltarla incrementa la valía de quien la porta. Todo lo contrario, cada marca comercial tiene un oscuro pasado, y otras también un negro presente.

La famosa Coca-Cola fabricó para los nazis una bebida refrescante muy popular en la Alemania hitleriana: la Fanta. La norteamericana International Business Machines (IBM) se ocupó de venderles a los alemanes de Hitler las máquinas Hollerith, para censar y clasificar personas por su raza y religión, es decir, para identificar judíos y destinarlos al exterminio. La filial alemana de la General Motors, fue el primer productor de camiones de combate para Hitler y utilizó esclavos de los campos de concentración en sus procesos productivos. La compañía Kodak tuvo lazos estrechos con la Alemania de Hitler, tenía acceso directo a mano de obra esclava de los campos de concentración.

Las marcas Porsche y Volkwagen crecieron al amparo del nazi-fascismo alemán, se asegura que Ferdinand Porsche llegó a tener enlace directo con las SS para pedir directamente esclavos del campo de concentración de Auschwitz. Bayer, es otra marca, originalmente parte del conglomerado IG Farben, fabricó el gas Zyklon B, utilizado en las cámaras de gases de la Alemania hitleriana. Hugo Boss, nombre que dio fama a una marca de ropa, estuvo afiliado al partido nazi en 1931, fue patrocinador de los uniformes de la SS, la Juventud Hitleriana, el Cuerpo de Motoristas Nacional-Socialistas y otras organizaciones del partido nazi. La empresa de Hugo Boss utilizó alrededor de 40 mil prisioneros de guerra como mano de obra esclava en sus fabricas.

Henry Ford, fundador de una de las empresas de producción de automóviles más grande del mundo pregonaba una postura antijudía, muchas de sus propuestas fueron llevadas a la práctica por el propio Hitler. Recibió en 1938 una condecoración nazi como “extranjero distinguido”, esta marca comercial fue el segundo productor de camiones para el ejercito alemán. La multinacional alemana Siemens construyó con mano de obra esclava, extraída de los campos de concentración, las famosas cámaras de gas, que posteriormente matarían a los propios trabajadores-esclavos y a muchos millones de seres humanos.

Estas breves notas permiten asegurar que, más que incrementar la valía de quien porta y ostenta las marcas comerciales, muestra su profunda ignorancia, ya que la adquisición y uso de esas marcas no hace otra cosa que avalar la participación de estas empresas en la barbarie pasada y fortalecerlas en sus presentes y futuras acciones. Prácticamente todas las marcas comerciales antes mencionadas lanzan campañas publicitarias donde conceptos como honestidad, honradez, amabilidad y otros se resaltan para darle a sus productos un baño de pureza, todo lo contrario, éstas y otras marcas comerciales crecieron exponencialmente gracias a los negocios de guerra y muerte desarrollados durante la Segunda Guerra Mundial, habría que investigar su papel en otras guerras de invasión y exterminio de seres humanos.

Así pues portar y exponer en la ropa, los autos y otros bienes de consumo éstas y otras marcas comerciales debería ser causa de vergüenza social, pues fueron estas empresas participes de crímenes de lesa humanidad y se enriquecieron mucho más gracias a ese holocausto mundial. Se requiere promover un pensamiento critico que permita al consumidor una elección de productos con base, no solo en la calidad y precio, sino también en los valores morales que representan las acciones pasadas y presentes de las empresas propietarias de las marcas comerciales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba