Articulistas

Los trajes nuevos de los reyes…

Después de haber visto el circo, maroma y teatro de nuestras autoridades al ser entrevistados con relación a los daños y afectaciones ocurridos a la ciudad tras las inundaciones pasadas, sólo han terminado por confirmar la completa y total falta de interés de las autoridades por hacer su trabajo; las autoridades y sus respectivos jilguerillos (para no llamarles paleros) han justificado y minimizado a este hecho en concreto, que tales daños ocurrieron en construcciones de la administración anterior.

Así que ahora resulta que nuestras autoridades vienen a desagarrarse las vestiduras por unas obras “mal hechas” e incluso hasta han sentenciado que tomarán las acciones correspondientes para dar con los responsables. Bravo, que loable, heroica y justiciera decisión. (Disculpen el sarcasmo)

Pero entonces pregunto, ¿en base a qué, señor gobernador, fue que declaró que Querétaro estaba listo para hacerle frente a cualquier contingencia climatológica, que todo estaba listo ya fueran lluvias e incluso si había sequía? Y todavía se atrevió a presumir que esto era posible debido a las “sanas finanzas” con que cuenta la entidad ¿en qué sentido estaba lista la entidad?

O dígame entonces señor presidente municipal, ¿de qué se trató ese diagnóstico de riesgos en el que se identificaron aquellos puntos que requerían de obra, limpieza y desazolve? ¿Exactamente qué puntos revisaron y qué se supone que identificaron? ¿De qué sirvieron los 105 millones de pesos invertidos en obra pluvial? ¿Cómo fue que no se dieron cuenta de los riesgos que representaban aquellas obras que dejó la administración anterior?

Me pregunto entonces, ¿cuándo empezarán a ir por los responsables de todas y cada una de sus malogradas e ineficientes obras públicas? ¿O los responsables de los parquímetros que ya habían empezado a trabajar en calles y banquetas para instalar sus maquinitas? ¿Quién terminó pagando la rehabilitación de esas calles y banquetas donde ya habían empezado a trabajar? Y por supuesto, ¿para cuándo van a pedirle cuentas a los encargados de las fallidas obras en avenida Ezequiel Montes y la calle Madero en pleno Centro? Quienes dicho sea de paso, ya pospusieron la fecha de entrega en al menos en dos ocasiones, que si los adoquines llegaron incompletos, que si los pusieron mal y los tienen que quitar de nuevo, ahora que si el agua; mejor digan señor ¿cuándo van a buscar a los responsables por la tala inmoderada de árboles? ¿Cuándo van a pedirles cuentas a los encargados de la obra en avenida de la Luz cuya ciclovía ya se está desgajando? ¿Para cuándo los responsables de cada obra ineficiente que han realizado y que andan presumiendo en sus informes?

Al verlos posando para la foto y haciendo tanta parafernalia con sus obras que tanto presumen, me hacen recordar aquella historia de cierto rey que se enorgullecía de sus atuendos y que estaba más interesado en sus ropajes y apariencia que en los asuntos de su reino; mismo que fue estafado por un par de villanos que le hicieron creer que utilizaba ropa que sólo los inteligentes podían ver, así me los imagino a las autoridades de gobierno, tanto estatales como municipales; pensando que sólo ellos pueden ver el progreso, el beneficio, la calidad y las bondades de cada una de sus obras, y que sus allegados actúan igual que en el dicho cuento, quienes para no quedar mal o para cuidar el puesto no se atreven a señalar lo irreal de todas y cada una de las situaciones que lo requieren; dígame usted amigo lector ¿vamos a permitir que se sigan enriqueciendo aquellos constructores tal como los hicieron esos estafadores sastres del cuento?

Así que entonces le pregunto amigo lector, ¿vamos a ser parte de ese mismo cuento? ¿Actuaremos como esa chusma que fingía sólo para complacer a su rey? ¿Actuaremos como aquellos que aparentaban ver la ropa invisible para no quedar como tontos? O por el contrario, ¿podemos ser como el niño de esa misma historia que se atrevió a decir que no traía nada puesto? ¿No es tiempo de detener este circo malsano y corrupto de obras ineficaces y de mala calidad que en absoluto atienden las necesidades para las que fueron construidas? ¿No es tiempo amigo lector de hacer consciencia sobre este despilfarro que hacen de sus impuestos?

Es responsabilidad de todos nosotros hacer consciencia sobre las decisiones que han estado tomando las diferentes administraciones y pensar en las necesidades que requiere nuestra ciudad y nuestra gente; pero para sacar adelante a nuestra gente, es necesario contar con una sociedad informada y participativa que exija que se le tome en cuenta, que se le escuche y que se haga valer su opinión, en lugar de gobernar para sus intereses y grupos de complicidad…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba