Articulistas

Lozoya no se mandaba solo

Según estimaciones del área de inteligencia financiera su fortuna podría alcanzar los 15 mil millones de pesos. Lo suficiente para adquirir tres aviones presidenciales de súper lujo como el que nadie quiere adquirir.

Emilio Lozoya Austin fue director de Pemex entre 2012 y 2016. Llegó a ese cargo después de haber sido coordinador internacional de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto; quizás esa fue la razón por la que Peña Nieto le dio tan importante cargo o quizás lo hizo porque Lozoya fue parte del consejo de administración de la empresa constructora española OHL, con pésima reputación en su país de origen, debido a escándalos de corrupción; o quizás fue una recomendación del mentor de Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari, el que puso al papá de Lozoya en la dirección del ISSSTE y posteriormente al frente de la Secretaría de Energía durante su sexenio.

Lozoya está implicado en los sobornos que la empresa brasileña Odebrecht repartió a una gran cantidad de gobiernos de América Latina. Curiosamente y hasta ahora, México era el único país implicado en esos sobornos en los que no se había detenido a nadie.

Pero, además, Lozoya está implicado en una compra fraudulenta de las empresas Fertinal y Agronitrogenados, por parte de Pemex; operación que le costó a la nación 11 mil millones de pesos. Agronitrogenados era una planta chatarra que había dejado de operarse durante más de 14 años. Aun así, Pemex le invirtió 475 millones de dólares para adquirirla y rehabilitarla. Un pésimo negocio desde cualquier punto de vista.

Le fue muy mal a Pemex durante la administración de Lozoya. Sin embargo, a él le fue muy bien, pues según estimaciones del área de inteligencia financiera su fortuna podría alcanzar los 15 mil millones de pesos. Lo suficiente para adquirir tres aviones presidenciales de súper lujo como el que nadie quiere adquirir. El presupuesto de siete años de una universidad autónoma similar a la nuestra.

En efecto, Lozoya fue detenido en la urbanización más lujosa y costosa de toda Europa, La Zagaleta, en la ciudad de Málaga, en la Costa del Sol española. En este lugar se refugian archimillonarios de varias nacionalidades. De acuerdo a información de la propia policía española, fue difícil la aprehensión de Lozoya pues la urbanización cuenta con un cuerpo de seguridad comandado por exmilitares de Europa del este, lo que hace casi imposible el acceso, pero sobre todo por la red de complicidades que tendría Lozoya en Europa.

Con justa razón, el abogado que representa a Lozoya, Javier Coello Trejo, con un pasado de claroscuros y ex procurador general de la república en el gobierno de Salinas de Gortari, ha señalado que Lozoya no se mandaba solo. Efectivamente, los directores de Pemex dependen directamente de los Secretarios de Energía. En el período de Lozoya, dicho Secretario fue Pedro Joaquín Coldwell, exgobernador de Quintana Roo.

Pero todos sabemos que en el período de Enrique Peña Nieto las grandes decisiones sobre Pemex se tomaban en la Secretaría de Hacienda, dirigida en el período de Lozoya por Luis Videgaray Caso y, finalmente, Lozoya obedecía a su superior más alto, Enrique Peña Nieto.

Así que la amenaza velada de Coello Trejo podría referirse a cualquiera de los tres personajes o incluso a los tres.

Por lo pronto, es deseable que el proceso de extradición a México se lleve a cabo con éxito y de manera expedita. Una vez en nuestro país, será interesante observar si Lozoya se echa la culpa o si implica a alguno de sus exjefes. Lo mismo que sucederá con Genaro García Luna y sus mandamases Vicente Fox y Felipe Calderón. En cualquier caso, varios políticos priistas y panistas ya están temblando.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba