Articulistas

México dividido y enfrentado

La libertad de expresión se utiliza para halagar al poder o para denostarlo. No pocos confunden la información y el análisis con un activismo de oposición ideológica y política.

Rafael Rodríguez Castañeda y su mirada crítica y pesimista:

Las utopías se vuelven humo. Somos muchos Méxicos, pequeños, mediano y grandes, y de pronto lo único que parece unirnos es la Selección Nacional de futbol, y eso a veces. El PRI construyó instituciones espectaculares, sin duda, pero contribuyó a crear una de las sociedades más injustas del mundo llamado occidental, donde caben algunos de los hombres más ricos del planeta con gente que todavía camina con los pies descalzos.

Con el PAN una oligarquía política sustituyó a otra, y los corruptos del PAN sustituyeron a los antiguos corruptos priistas. Y luego el gobierno de la sanguinaria guerra sin sentido, llenó el territorio nacional de cadáveres y fosas clandestinas. El regreso del PRI al poder en 2012 sólo demostró que la vieja estructura quería todavía más. Les faltaba acumular fortunas aún mayores, exhibir más frivolidades, corromperse y corromper aún más.

En 2018 el país experimentó una sacudida espectacular. Sin fraude de por medio, una enorme mayoría de votantes optó por una presunta transformación radical del país… Un México en el que todos sus habitantes tuvieran las mismas oportunidades de trabajo, educación y salud. Un México que empezara a verse como una nación que fuera algo más que el Himno Nacional.

Hoy vemos que no ha sido posible. Frente a una propuesta de gobierno imprecisa, arrebatada, incoherente y propensa a las improvisaciones, ante un presidente irascible y ajeno a la autocrítica, una clase oligárquica muestra con dureza su decisión firme de que nunca, nuca, va a dejar voluntariamente los privilegios de los que ha disfrutado.

Pregunta del palabrero: ¿Corremos entonces a una guerra y choque de poderes?

El panorama del periodismo no es menos sombrío. La libertad de expresión se utiliza para halagar al poder o para denostarlo. No pocos confunden la información y el análisis con un activismo de oposición ideológica y política. En general los medios de comunicación pertenecen a los antiguos beneficiarios del periodo neoliberal y los que pertenecen a quienes los utilizan para la defensa a ultranza del actual gobierno.

Pido disculpas por mi mensaje final profundamente pesimista, que sale de mi mente y de mi corazón: “Veo un país enfermo, triste, acongojado, sin salida, en donde prevalece un individualismo feroz y en donde las diferencias económicas, sociales y aun ideológicas se hacen cada día más agudas y enconadas”.

Proceso hizo de mí lo que soy. Gracias.

Segunda pregunta del palabrero: El nuevo México moderno y bárbaro, dividido y enfrentado, ¿está rumbo al choque de poderes políticos, sociales y económicos?

 

(Síntesis del discurso de Rafael Rodríguez Castañeda al recibir la Presea John Reed por Trayectoria Periodística. Este premio fue antes recibido por Julio Scherer García, Elena Poniatowska, Lorenzo Meyer, Carmen Aristegui, Julio Hernández… Nota a partir de “Rodríguez Castañeda: 55 años de periodismo crítico”, por Patricia Dávila, Proceso 2295, 25-X-2020, pp. 46-47). Q, 28-X-2020.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba