Articulistas

Nomofobia: un naufragio anunciado

La causa primaria del síndrome descrito es bastante clara: la desesperanza generalizada que ha generado el capitalismo, sobre todo en su etapa neoliberal.

Hoy, la adicción a la web y las mal llamadas redes sociales ya son un hecho consumado. Quedarse sin celular o datos causa ansiedad, depresión y otras manifestaciones de las denominadas enfermedades mentales. La nomofobia es el miedo irracional que perciben los adictos a permanecer un intervalo de tiempo sin el teléfono móvil, datos o conexión a internet.

El uso irracional de la red global, el facebook y otras aplicaciones provocan que los usuarios padezcan el síndrome del náufrago (nomofobia), la búsqueda incesante de algo o alguien que lo salve de su soledad, de sus miedos, de su ansiedad, de su aislamiento. Busca incesantemente algo o alguien que le dé sentido a ese pesado sobrevivir.

Millones de usuarios de la red global y las “redes sociales”, sobre todo aquellos que sobreviven una existencia de soledad, abandono y desesperanza, se abrazan a ellas como el náufrago a cualquier objeto flotante. La nomofobia es ya una afección mental considerada en la terapéutica psicológica. Más que desgranar y condenar ese comportamiento, lo importante es escudriñar sus causas y sobre todo generar alternativas viables.

La causa primaria del síndrome descrito es bastante clara: la desesperanza generalizada que ha generado el capitalismo, sobre todo en su etapa neoliberal. Para la inmensa mayoría la existencia es un proceso de sobrevivencia, no de vivir y gozar sanamente la vida, pues ésta se va en la lucha cotidiana por obtener un día más.

El antídoto es el afecto, el amor y la necesaria organización social en pos de una vida sana, rechazar los prejuiciosos paradigmas del capitalismo neoliberal: trabajo asalariado, enseñanza escolarizada, complejo médico-farmacéutico, consumo compulsivo y percibirse como un ser humano enemigo del ser humano. Se hace necesario proponer nuevas formas de obtener el pan nuestro de cada día, de construir el conocimiento, de recuperar y conservar la salud del cuerpo y la mente, y de amar al prójimo como a uno mismo.

En este proceso, la organización social comunitaria es fundamental, pequeños grupos de individuos que se asocian de forma horizontal para compartir propuestas y proyectos, círculos de ayuda para generar iniciativas de beneficio mutuo, de enseñanza-aprendizaje para construir conocimiento crítico, de compartir formas antiguas y novedosas de recuperar y conservar la salud, bajo un esquema sincero de amor y afecto, donde se sobreponga este por encima del valor monetario de todo cacharro material.

Muchos individuos están construidos sobre ruinas emocionales y orgánicas del pasado, donde padres y abuelos de forma equivocada los abandonaron o sometieron a regímenes estrictos de viejos paradigmas, perdonar esas ofensas, posibilita que las ofensas propias sean perdonadas.

La vida es un breve proceso: la posibilidad de darnos una posibilidad para ser felices, amar y ser amados, perdonar y ser perdonados. No hay cacharro material que pueda superar el valor del amor, del afecto, de un abrazo, de una sonrisa, de una compañía, un silencio, una voz amorosa.

Frei Betto, sacerdote brasileño, convoca: “que, al menos un día, desconectaremos toda la parafernalia electrónica, incluso el teléfono celular y, recogidos en soledad, viajaremos al interior de nuestro espíritu, allí donde habita aquel que, siendo distinto a nosotros, es el fundamento de nuestra verdadera identidad. Entregados a la meditación, cerraremos los ojos para ver mejor”.

La salud del cuerpo y del alma requiere entender y comprender que es un proceso colectivo: se comienza amándose a sí mismo, para amar al prójimo, es decir quién esté más próximo física y emocionalmente: la pareja, los padres, los hijos, los vecinos, entre otros.

Más información: El Ahuehuete, herbolaria. 442-3775127 y 4141122560. contacto@elahuehuete.com.mx; www.elahuehuete.com.mx. Local 108, Plaza Centenario. Col. Vistahermosa, Tequisquiapan, Qro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba