Articulistas

Otra vez: castigo de pago de doble cuota en el SUPAUAQ

A la compañera Yolanda Correa, por su aniversario de vida y su trayectoria feminista.

El pasado 9 de noviembre de 2021 se celebró una Asamblea General Extraordinaria del SUPAUAQ, a las 13:30 (en segunda convocatoria), con la finalidad de conocer, como punto único del orden del día, además del pase de lista de rigor, “El Informe sobre la resolución del Juicio en contra del SUPAUAQ”. En ese sentido, la Asamblea General Extraordinaria, escuchó y siguió, de manera virtual, el informe rendido por parte del Comité Ejecutivo, presidido por Ricardo Chaparro, sobre la extraña situación de una demanda impulsada por Juan José Perusquía Prado, en la que un miembro sindicalizado demandó al SUPAUAQ, por incumplimiento de pago del Contrato de Servicios Jurídicos como asesor legal del sindicato de académicos de la UAQ, en el periodo del conflicto intersindical entre 2016 y 2018, en el que existió un Comité Ejecutivo Legal, dirigido por Saúl García Guerrero, reconocido por la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, con la “Toma de Nota” y otro grupo sindical de Nuri Villaseñor Cuspinera, apoyado desde la rectoría por Gilberto Herrera Ruiz y, posteriormente, reconocido extralegalmente por el Consejo Universitario, a principios de 2017.

Por su parte, Saúl García Guerrero señaló a este respecto, de manera paralela y fuera de la asamblea, que el abogado Juan José Perusquía Prado llevó varios asuntos laborales, como las demandas y amparos generados por la animadversión de la administración de Gilberto Herrera Ruiz, rector de la UAQ, en contra del grupo “Lucha Sindical Universitaria”, que había ganado la elección final del 28 de octubre de 2016 del SUPAUAQ, por lo que logró la toma de nota a su dirigencia sindical. La mayoría de estos recursos jurídicos procedieron y se ratificó la legalidad del sector sindical de Saúl García Guerrero. Bajo este esquema, el demandante precisó: “De suerte principal son 940 mil pesos, más intereses, más gastos y costas…”. En esta tesitura estaríamos hablando de aproximadamente un millón y medio de pesos que el SUPAUAQ tendría que pagarle a Juan José Perusquía Prado.

Así que, suponiendo sin conceder que, haciendo un promedio de descuentos de los mil 800 sindicalizados del SUPAUAQ, con una cuota promedio de 400 pesos mensuales (entre tiempos libres y tiempos completos), nos daría la cantidad de 720 mil pesos mensuales, con lo que con dos meses, se le podría pagar al abogado demandante lo que se le debe y sería improcedente el descuento por un año, además de que el Comité Ejecutivo del SUPAUAQ ya implementó esa medida, cuando recibió, mediando entrega-recepción, en 2018, la conducción del SUPAUAQ para el período 2018-2020, argumentando la falta de fondos para operar y las deudas pendientes, debido a la no entrega de los apoyos contractuales de la rectoría al Comité Ejecutivo de Saúl García.

No hubo corresponsabilidad de la rectoría en el cumplimiento de los adeudos pendientes, por lo que quienes cubrieron esa factura de la actitud patronal fueron los agremiados al SUPAUAQ, en el año de 2019-2020. Por lo que ahora sería el segundo “ramalazo” que recibirían los miembros del SUPAUAQ, bajo una actitud de negligencia y omisión del Comité Ejecutivo que no le dio la importancia debida a la demanda del Lic. Perusquía Prado y no presentó pruebas o recursos que contestaran la demanda. Con estas pautas, sería ilegal, desde el punto de vista de los estatutos del SUPAUAQ, de su contrato colectivo de trabajo y de su interpretación a favor de los trabajadores, que fueron éstos nuevamente los “paganos” de la falta de responsabilidad legal de la dirigencia sindical (2020-2023). También opino que el Lic. Perusquía Prado está legalmente en su derecho a demandar, como ya lo han hecho otros compañeros, al SUPAUAQ, pero me parece que, al impulsar este juicio, el principio de lealtad y de ética con sus colegas del SUPAUAQ, queda en entredicho, porque su demanda, aunque ya fue ganada y es cosa juzgada, aún cabe la posibilidad un arreglo negociado con el SUPAUAQ que no afecte los intereses, ni el patrimonio del SUPAUAQ. Reitero, esa Asamblea General Extraordinaria del pasado 9 de noviembre no estaba convocada ni facultada, para imponer el descuento de doble cuota a los afiliados al SUPAUAQ. Ya los miembros inconformes del SUPAUAQ preparan acciones en contra de esa medida ilegal, antiestatutaria y antisindical.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba