Articulistas

Perspectivas de reintegración en el SUPAUAQ

Se podría presentar un acuerdo histórico de unidad sindical en el SUPAUAQ, con la fórmula de de 3+3, que significaría presentar una planilla unificada de 6 secretarías, correspondiendo 3 carteras de cada corriente sindical.

Se ha iniciado un esfuerzo de diálogo al interior del gremio de los trabajadores académicos universitarios desde hace unos cuatro meses, con todas las contradicciones y dificultades, que se presentan en un proceso de fractura sindical y académica que sufrió el SUPAUAQ, por la falta de reconocimiento del triunfo de la planilla Lucha Sindical Universitaria de Saúl García Guerrero sobre la de Rosalba Flores Ramos, en la elección final del 27 de octubre de 2016, con diferencia de cinco votos y las “elecciones exprés” que se realizaron posteriormente en noviembre de 2016 y a principios de 2017, de manera ilegal, por parte del grupo encabezado por Nuri Villaseñor Cuspinera, con apoyo total de Gilberto Herrera Ruiz, entonces Rector de la UAQ. No abundo más sobre este aspecto, pues las páginas de Tribuna de Querétaro fueron un espacio abierto de debate sobre las posiciones de quienes estaban en un lado y en otro.

Desde esta Tribuna hemos defendido la necesidad de que los grupos sindicales, uno legal reconocido con la toma de nota y otro reconocido, de facto, por el Consejo Universitario de la UAQ, auscultaran las posibilidades de diálogo -y en su caso de negociación- con la finalidad de realizar un trabajo de rescate de la unidad sindical, de la pluralidad y la diversidad, de la defensa del Contrato Colectivo de Trabajo, de las conquistas históricas del sindicalismo mexicano, de la coordinación estatal y nacional con los sindicatos del sector educativo y con nuestro aliados en las luchas nacionales más amplias.

Con esos ejes estratégicos, los representantes de ambas facciones sindicales se han reunido, con avances y retrocesos, pues desde la óptica de cada segmento sindical, se enfatiza, bien en la cuestión de la legalidad, bien la correlación de fuerzas. Un primer fruto de esta tendencia unitaria, fue la celebración de un Consejo Consultivo conjunto en el mes de agosto, del cual resultó la propuesta de la integración paritaria de una Comisión de Vigilancia Interina, misma que fue llevada a la Asamblea General conjunta del SUPAUAQ, en la que renunciaron las dos vertientes de la Comisión de Vigilancia, para dar el aval, por unanimidad, a la Comisión de Vigilancia Interina, que tendría como función la elección de las tres comisiones autónomas: Vigilancia, Honor y Justicia, y Hacienda, además de resolver las posibles irregularidades en esa elección.

Cabe señalar que a pesar de no haber procedido la impugnación que interpuso, el 3 de septiembre de 2018, la representación de la delegación de Jubilados y Pensionados ante la Comisión de Vigilancia Interina en contra del registro de la planilla 1, encabezada por Guillermo Díaz Delgado, expresidente de la Comisión de Vigilancia, la compañera María Antonieta Mendoza, secretaria de Prensa y Propaganda, reconoció públicamente la labor desarrollada por la Comisión Interina de Vigilancia, en la que sus resoluciones fueron tomadas por unanimidad.

Vale la pena señalar que superando escollos de confrontación, se realizó la Asamblea General Extraordinaria, el día 4 de septiembre de 2018, para la elección de las comisiones mencionadas, tres planillas de convergencia entre los dos sectores, con la salvedad de la presidencia de la Comisión de Vigilancia, que se presentó en la misma planilla, la opción de elegir entre Guillermo Díaz Delgado y Mario Alberto Rodríguez Montoro, resultando ganador Guillermo Díaz con 316 votos (61 por ciento) y Mario Alberto Rodriguez con 198 (39 por ciento), además de 6 votos nulos, de un padrón de mil 700 maestros, reflejando una baja participación del 30 por ciento de los afiliados al SUPAUAQ. ¿Desinterés o reserva táctica? Ya lo veremos en la ronda de elección del nuevo Comité Ejecutivo del SUPAUAQ.

A este respecto, vale la pena señalar que si realmente se continúa con la ruta de diálogo y negociación, se podría presentar un acuerdo histórico de unidad sindical, con la fórmula de de 3+3, que significaría presentar una planilla unificada de 6 secretarías, correspondiendo 3 carteras de cada corriente sindical, con las funciones correspondientes del Comité Ejecutivo, de tal forma que se expresara esa voluntad política de inclusión y no de hegemonía, cuestión que posibilitaría un esquema similar en las otras carteras añadidas y en las 250 horas de los comisionados.

Aquí retomo la invitación que AMLO, presidente electo de México, hace a los integrantes de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, en el sentido de resistir a las tentaciones del poder, no avasallar a la oposición, ser respetuosos, tener un debate de ideas, que no se humille y que no haya desplantes, escuchar y respetar a los demás (‘La Jornada’, 6-9-2018).

En el marco de estos hechos tendientes a la reunificación sindical, sería una buena señal la conformación de esa planilla de unidad de los grupos que hasta hace poco parecían enemigos irreconciliables y no compañeros del mismo gremio sindical universitario. Sin duda, hay heridas que sanar, debates que dar, proyectos que realizar y una serie de tareas académicas, culturales, laborales y sindicales que están en la agenda de los sindicatos universitarios y de trabajadores del país. Por otra parte, nos sumamos a la protesta por los hechos violentos ocurridos en la UNAM.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba