Articulistas

Plantas maestras, el camino para encontrar lo divino en el interior

En la búsqueda incesante del mundo nuevo, que Tomas Moro describió en su ‘Utopía’, se construyeron y destruyeron ideas, culturas y civilizaciones, todo por el afán de poseer riquezas y verdades, las primeras se obtuvieron y malgastaron, las segundas quedaron en la sempiterna incertidumbre.

Para encontrar la verdad interior e intentar conocer lo divino que cada individuo tiene dentro de sí, se han usado diversas plantas maestras desde hace más de un millón de años, generando preguntas profundas sobre la naturaleza del cosmos, el mundo espiritual y el de los ancestros, preguntas que guían a los espíritus libres y rebeldes.

Los Estados hegemónicos intentan someter y destruir la libertad y la rebeldía, por ello han construido símbolos nacionales, banderas, himnos, discursos y en alianza con ideologías religiosas controlan burocráticamente la relación con los dioses.

Aquellos que discrepan de los controles y buscan profundizar las preguntas primigenias consideran importante el uso de sustancias que provocan estados alternos de conciencia, las cuales se encuentran en diversas especies vegetales y fúngicas, a continuación se mencionan las más representativas y las sustancias que contienen:

Cañamo o mariguana, Cannabis sativa, posee Tetrahidrocanabinol o THC, utilizada inicialmente para la meditación religiosa devino en la principal sustancia recreativa, hoy se reconocen grandes propiedades medicinales.

Beleño, Hyoscyamus niger, contiene hioscina, transformada en escopolamina y atropina, por lo que produce una sensación de gran ligereza corporal, de poder volar por los aires a voluntad, por ello era la preferida de las brujas europeas.

Estramonio o toloache (Datura stramonium), contiene hioscina, escopolamina y atropina, generan lasitud, alucinaciones, sueño y pérdida de conocimiento, las visiones que genera tienen relación con experiencias de vuelo, era usada mediante ungüentos dérmicos e intravaginales, lo que genero la imagen de la bruja que vuela montada en su escoba.

Belladona (Atropa belladona), posee hioscina y atropina, dilata las pupilas y los ojos adquieren brillantez, por lo que fue utilizada como cosmético para embellecer ojos.

Mandragora (Mandragora autumnalis), genera, cuando se mezcla con belladona y hongos, trances alucinatorios que duran varios días y se menciona como la mezcla preferida en los aquelarres.

Cornezuelo (Claviceps purpurea), hongo a partir del cual se sintetizo el LSD, cuando contaminaba el pan causaba convulsiones, gangrena de las extremidades y alucinaciones.

Harmagala o ruda siria (Peganum harmala), contiene harmina, fue usada contra el cansancio físico y mental, y las semillas contra los ataques de demonios y envidiosos.

Seta matamoscas (Amanita muscaria), posee ácido iboténico y muscimol, genera alucinaciones, náuseas y vómitos, habla incoherente, ataques, sueño profundo y jaquecas.

Ayahuasca (Banisteriopsis caapi), contiene harmalina, y en combinación con Psychotria virindis (dimetiltriptamina DMT) u otras, es una planta maestra que muestra el camino para encontrar soluciones a los problemas de la comunidad.

Peyote (Lophophora williamsi), posee mezcalina, cactus sin espinas que ayuda, mediante visiones, a entrar en contacto con los espíritus malévolos que causan enfermedad y muerte.

Psilocybe o teonanacatl, hongo que posee sustancias como psilocina y psilocibina, su ingesta genera estados alterados cuyo objetivo es mirar el futuro.

San Pedro (Trichocereus pachanoi) contiene mezcalina. Es un cactus columnar cuya ingesta permite abrir el camino a la percepción de otro mundo.

Estas plantas y hongos generan efectos, que en dependencia de las expectativas del usuario y el ambiente, pueden ser liberadoras o traumáticas. Su intensidad y la reacción emocional difieren de una persona a otra. De forma general los sujetos se sienten transportados a un tiempo y lugar alternativo u otro plano existencial.

La visión, tras el consumo de algunas de las plantas maestras, su intensidad, duración y resultados se encuentra en dependencia de la situación emocional originaria del consumidor, de esta forma un individuo alterado emocionalmente podrá sufrir un “mal viaje”, mientras que otro con una adecuada preparación espiritual podrá encontrar respuestas a sus preguntas.

Además de los estados alternos de conciencia, las plantas maestras poseen en general propiedades analgésicas, antidepresivas y anti-inflamatorias, por lo que en dosis adecuadas son útiles para recuperar y conservar la salud.

Mayor información en El Ahuehuete, herbolaria. Niños Héroes 41 esquina con Matamoros, local 3, plaza del Vergel, Tequisquiapan, Querétaro. Teléfono 442-377-5127, elahuehuete.herbolaria@gmail.com, www.elahuehuete.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba