Articulistas

Plantas mágicas y afrodisiacas: el beleño negro

Esta especie era parte fundamental del llamado “ungüento de brujas” usado por ciertas mujeres de la época medieval; crece naturalmente en terrenos abandonados o baldíos de Europa y Asia.

El beleño negro (Hyoscyamus niger) es una planta herbácea que crece naturalmente en terrenos abandonados o baldíos de Europa y Asia. Esta especie era parte fundamental del llamado “ungüento de brujas” usado por ciertas mujeres de la época medieval. Dicho ungüento se preparaba haciendo un extracto oleoso con grasa de animales silvestres como el lobo, oso o cualquier otro que representara temeridad. Esta amalgama incluía otras especies como la mandrágora (Mandragora autumnalis), la belladona (Atropa belladona) y el estramonio (Datura stramonium), especies poseedoras de alcaloides poderosos.

El ungüento de brujas, aplicado vía dérmica y de mucosas, provocaba que las usuarias durante su viaje hacia el sabat o aquelarre, sintieran una intensa excitación sexual, sueños vívidos y sensación de vuelo. Temido y adorado, el beleño negro, también posee, en el pensamiento mágico religioso de los pueblos, poderes para prevenir afecciones culturales como el mal de ojo y el embrujo generado contra seres humanos, cultivos, mascotas, animales domésticos y bienes materiales.

Para sahumar la vivienda se usa el humo generado por la quema del beleño negro sobre carbones, con dicho humo se limpia a las personas y recintos para ahuyentar las energías negativas. Dicho sahumado se debe efectuar a partir de las seis de la tarde o después de la puesta del sol, las puertas y ventanas de los recintos deben estar abiertas para garantizar la buena ventilación, las personas se sahuman en el exterior. Como amuleto contra el mal de ojo se coloca en un saquito de tela morada un poco de beleño negro mezclado con artemisa y dos pimientas negras.

Para preparar la denominada “botella encantada” que proteja a la vivienda y a sus ocupantes contra las malas energías, maldiciones y embrujos, se coloca beleño negro triturado en una botella de color azul junto con dos cucharadas de sal marina, dos monedas de plata y una rama de ruda, dicha botella se llena con aguardiente de caña, se tapa con un corcho natural, de forma previa a su colocación en la parte trasera de la puerta, de la entrada principal de la casa, se deben activar sus “poderes”, esto se hace colocándola junto a una ventana para que reciba los efluvios de la luna en sus diferentes fases.

Otro amuleto del el beleño negro es el “plato mágico”, este se prepara de la siguiente forma: en un plato blanco se coloca hojas y flores de beleño negro y se enciende una vela blanca, conforme se derrita la cera esta se utiliza para cubrir las partes vegetales, formando un sello mágico de cera y planta, colocando, posteriormente, el plato en una repisa o en una pared.

Además de sus propiedades afrodisiacas y mágicas, el beleño negro alivia los dolores dentales mediante la quema de sus semillas, ya que en general la planta contiene hiosciamina e hioscina las cuales son usadas para el alivio sintomático de varios trastornos gastrointestinales como espasmos, úlceras pépticas, síndrome de colon irritable, pancreatitis, cólicos y cistitis, cardiopatías y enfermedad de Parkinson. Algunos de sus efectos secundarios son; dolor de cabeza, vómitos, diarrea, desorientación, alucinaciones, euforia, expresiones afectivas intensas y pérdida de memoria a corto plazo.

El beleño negro es una planta cuyas propiedades incluyen ser un excelente analgésico, pero una ingesta incrementada induce un estado de completa inconciencia. Comercialmente los alcaloides de esta especie se venden en los productos Atroplex, Espacil, Norilgan, Phenaphen, Pridonnal y Raubalgina.

También se menciona que antiguamente el beleño negro se usaba en casos de hipocondría, cólico, enajenación mental, epilepsia, neuralgias y convulsiones, en tumores y úlceras, algunos testimonios dicen que “el beleño produce una sensación de gran ligereza, parece que uno pierde peso, sintiéndose tan ingrávido que uno acaba creyendo que se eleva por los aires, lo mismo que la bruja volando sobre su escoba; causa sueño y calma”. Otros autores señalan que “con el extracto de esta planta puede producir hiper-excitación sexual”.

Krumm-Heller en su libro “Plantas sagradas” dice que “con una cantidad infinitesimal de beleño se despiertan las fuerzas astrales y con él se logra que otros remedios tomen poder y se hagan más eficaces, pues lo que fue planta sagrada en todos los tiempos ha de rendir efectos santos si se usa para bien”.

Los seres humanos han insistido en encontrar la alquimia del amor, la buscaron de forma externa y aunque las plantas mágicas y afrodisiacas intensifican las sensaciones, el verdadero apego amoroso lo generan las oxitocinas, las cuales se generan al interior del organismo y se incrementan mediante los abrazos, mirarse amorosamente a los ojos, acariciarse, dirigirse pensamientos positivos, compartir ideas, proyectos, comidas, bebidas, sueños y poesías.

Más información en El Ahuehuete, herbolaria. Niños Héroes 41, esquina Matamoros, local 3, Centro, Tequisquiapan, Querétaro. Cel. 442-3775127 y 414-1070194 E-mail: elahuehuete.herbolaria@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba