Articulistas

Presupuesto Estatal 2022: Compromiso Universitario

El pasado miércoles 24 de noviembre, el gobernador del estado anunciaba el incremento del 13% para la UAQ para el ejercicio 2022, en lugar de sólo el 10%. Este aumento fue aprobado por unanimidad por la LX Legislatura de Querétaro. Pero ¿de dónde sale esa cifra? No es una improvisación ni una ocurrencia. La UAQ ha planteado, desde hace unos años, la necesidad de un incremento gradual y sostenido del subsidio estatal para fortalecer el de por sí mermado presupuesto universitario.

Las universidades públicas estatales (UPE) y federales, como otros subsistemas de instituciones públicas de educación superior, hemos luchado sistemáticamente por presupuestos justos y suficientes para poder atender las necesidades de docencia, investigación, vinculación y extensión. Lamentablemente, desde hace décadas, no ha existido estrategia para la asignación de presupuesto para educación superior. Los gobiernos no han logrado dimensionar su verdadero valor y pareciera que la asignación de subsidios para este rubro es más un gasto, una dádiva, que una inversión. Basta ver que, mientras la Ley general de Educación (LGE) y la Ley General de Educación Superior (LGES) ordenan que se asigne el 8% del producto interno bruto a educación en general y, de ahí el 1% para educación superior, ciencia y tecnología, no se ha logrado en años más allá de la mitad, cuando mucho.

Hoy, las UPE recibirán para el 2022 sólo el 3.75% de incremento federal, muy por de bajo del más del 7% que se calcula cerrará la inflación, sin contar con que los fondos extraordinarios concursables se están extinguiendo. Muy lejos del compromiso hecho por el hoy Presidente de la República en 2018. El subsidio federal ha ido disminuyendo paulatinamente para las UPE, sin que ninguna gestión haya dado resultado, no existe ya interlocución efectiva, ni con la SEP ni con CONACYT. Debemos trabajar en ello.

Por su parte, a nivel estatal, la UAQ había propuesto ya desde el 2019 un incremento gradual y sostenido para lograr el peso a peso entre el subsidio federal y el estatal que también ordenan las LEG y LGES. Para ello se había propuesto, desde entonces, el pasar del 10 al 13% de incremento anual. Lo más que se logró fue un incremento del 11.5% en 2021 durante la pasada administración. Al entrar la administración actual, se volvió a poner sobre la mesa el tema, enfatizando que el incremento gradual permitirá a la UAQ acelerar su crecimiento, sobre todo a nivel regional, incrementar la matrícula y ofrecer más y mejores oportunidades a las y los jóvenes. El crecimiento de la UAQ incluye, no solo obra e infraestructura, significa continuar con el proyecto de calidad académica, realizar investigación de punta, innovar y ofrecer a la sociedad los beneficios que aporta el conocimiento en todas las áreas del saber. Finalmente, con el presupuesto estatal 2022 se escucha la voz universitaria y se otorga confianza. El que este incremento pueda sostenerse año con año (hasta alcanzar el peso a peso) depende de muchos factores, no todos están en nuestras manos, pero haremos nuestra parte y cumpliremos con nuestro compromiso entregando los resultados que la sociedad espera y necesita. Esta es la carta con la que continuaremos gestionando recursos para nuestra universidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba