Articulistas

Reacción emocional desde una perspectiva libre

El ser humano enfrenta cotidianamente fuerzas físico-biológicas, psicológicas y sociales denominados estresores o situaciones emocionales críticas como la pérdida de bienes, de familiares, de la pareja o del empleo; la violencia en el país, el tráfico vehicular, la contaminación, los conservadores alimentarios, el acoso sexual o laboral, las deudas, las prisas, los horarios restrictivos, los jefes o patrones acosadores, los vecinos ruidosos y envidiosos, los gobiernos ineficientes, la corrupción, entre muchos otros aspectos, son fuerzas que ejercen una presión sobre el organismo.

La respuesta a los estresores se denomina Síndrome General de Adaptación o estrés, éste es la capacidad para evadir o tolerar la presión y responder recuperando la forma y función una vez que se suspende el estresor. La reacción emocional es el resultado de evaluar el significado de la amenaza o estresor que esta poniendo en riesgo la seguridad, autoestima y estabilidad personal o familiar.

Para un individuo que padece anorexia, la comida representa un riesgo para su salud por el miedo a incrementar peso corporal, pero un individuo en estado no patológico disfruta los alimentos, se modera y realiza ejercicios. De esta forma el estrés es el resultado de la interacción de tres elementos: los estresores o estímulos, la percepción o interpretación del riesgo o peligro y las reacciones emocionales como la ansiedad, la cólera manifiesta o contenida, la hostilidad u otras.

La intensidad de la reacción emocional puede ser mínima o híperreactiva, en dependencia de las experiencias previas de individuo. El tráfico vehicular, que trastorna la vialidad en una avenida, puede asumirse con paciencia o actuar con hostilidad o agresividad. La mirada de un hombre hacia una mujer puede percibirse, por parte de una, como un flirteo, y por otra, como acoso sexual. El despido laboral puede interpretarse como una oportunidad para desarrollar nuevas experiencias creativas o como una amenaza total a la estabilidad personal y familiar.

Los sistemas hegemónicos manipulan las emociones a su antojo, provocando en los individuos ira, tristeza, asco con una facilidad sorprendente y puede hacer que cambien en segundos, basta ver el comportamiento de un individuo promedio frente a la televisión, las noticias sobre los enemigos del imperio, manejadas adecuadamente, generan odio del público contra dichos personajes, segundos después el espectador ríe a carcajadas, posteriormente siente ansiedad por comerse el postre publicitado o preocupación por los acontecimientos en un lugar del mundo del cual ni siquiera sabe donde esta.

Para lograr una reacción emocional desde una perspectiva libre es necesario construir un pensamiento crítico y ejercitarlo a cada instante, usar el libre albedrio, para que de forma informada se asuman decisiones independientes: en el caso de la televisión, la decisión más sabia es apagarla, respecto a la prensa y los noticieros es mejor no leerlos o escucharlos, o en todo caso seleccionar un medio lo más confiable posible y eliminar los sensacionalistas. Sobre la abrumadora información del internet, lo recomendable es eliminar los canales, blogs y todo dominio de tips curiosos, misóginos, los que promueven la violencia, la hipersexualidad, el consumo de alcohol, tabaco y drogas sintéticas, entre otros.

La herbolaria y la medicina natural, contribuyen, mediante la ingesta de extractos vegetales, a reducir o desaparecer la hiperreactividad emocional de ira, agresividad, tristeza y otras, evitando con ellos las afecciones derivadas. Así mediante las microdosis de jicuri (Lophophora williamsi) se minimizan los estados ansiosos o depresivos, reduce la ira y la agresividad, mejora la calidad del sueño y en los niños minimiza los berrinches. El ajenjo (Artemisa absinthium), boldo (Peumus boldus) y alcachofa (Cynara scolymus), limpian el hígado de las toxinas generadas por dichas emociones. El floripondio (Brugmansia sp.), induce suavemente el sueño. Los hongos medicinales y adaptogenos como Ganoderma, Inonotus y Cordyceps, favorecen el aprovechamiento, a nivel celular, del oxígeno y los nutrimentos, de esta forma todas las funciones orgánicas se recomponen.

Si el organismo humano es un sistema bio-psico-social y las fuentes de las afecciones emocionales derivan de las presiones generadas por fuerzas de origen físico-biológicas, psicológicas y sociales, las alternativas de sanación tienen que influir en esos ámbitos, con la herbolaria y la medicina natural se contribuye en los aspectos físico-biológicos, por su parte la reflexión individual y colectiva en lo psicológico y la organización autogestiva y heterárquica es la herramienta para actuar en lo social.

El Ahuehuete, herbolaria. Niños Héroes 41 esquina con Matamoros, local 3, plaza del Vergel, Tequisquiapan, Querétaro. Teléfono 442-377-51-27, elahuehuete.herbolaria@gmail.com, www.elahuehuete.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba