Articulistas

Recorrer barrios urbanos populares, acción elemental para comprender

Comentaba en otro artículo que una tarea fundamental de la escuela es brindar herramientas para comprender mejor el mundo y participar en su mejoramiento, y una estrategia básica de la “educación alternativa” (también de la Nueva Escuela Mexicana) consiste en realizar recorridos a pie y mapeos del entorno más cercano, para aprender a “ver de otra manera” los espacios cotidianos y permitir que las preguntas broten a partir de lo que se ve.

En el pasado Encuentro de la Red de Educación Alternativa una maestra propuso un claro ejemplo de lo que puede aprenderse con estos recorridos y de los muchos proyectos que pueden surgir de ellos:

Un grupo de 6º de primaria se organiza para caracterizar su colonia, acompañado de guías que él mismo preparó para observar, entrevistar y tomar fotos…

Cada integrante lleva su bitácora y cada equipo una cámara para registrar lo que llame su atención o las preguntas que le surjan. Los mapeos resultantes recogen también emociones que provocan ciertos hechos.

De regreso al aula, chicas y chicos comparten sus notas y construyen listas, según categorías que proponen: ‘lo que me gustó’, ‘lo que no’, ‘algo preocupante’, ‘algo absurdo’, ‘algo hermoso’, etc.

Resulta significativo que lo que se anota como ‘agradable’, suele relacionarse con la naturaleza: árboles, flores, aves…

En ‘lo que no me agrada’, muchos enunciados reflejan realidades de todo el país, que dan cuenta de la forma como operan los ayuntamientos: ‘Hay mucha basura en las calles’; ‘no hay banquetas o están destruidas’; ‘demasiado cemento y nada verde’; ‘perritos abandonados en los techos de las casas’; ‘muchos baches’; ‘no me gusta ver chavos con monas en la nariz…’.

En ‘algo inquietante’ señalan: ‘las calles no tienen nombre’; ‘letreros comerciales invaden el paso’; ‘niños haciendo piruetas en los cruceros…’.

En las de ‘algo absurdo’ mencionan: ‘los desagües de los techos llegan a la mitad de las banquetas y pueden mojar a la gente y se pierde toda esa agua’; ‘en las banquetas hay postes y no se puede caminar por ahí’; ‘vidrios en las paradas de autobús que vuelven ‘infiernoso’ el ambiente y adentro ¡clima artificial descompuesto!…

Los enunciados pueden ser preguntas o dar lugar a otras: ¿por qué hay gente durmiendo en la calle?; ¿por qué esa bicicleta blanca cuelga del poste?

En la búsqueda de respuestas sobre las causas de los problemas se generan fuertes debates al contrastar hipótesis (en que se observa cómo las-los menores reproducen la ideología familiar). En el análisis, chicas y chicos aprenden a distinguir hechos de opiniones y a fundamentar lo que afirman, para no emitir sólo juicios ‘viscerales’.

En la estrategia sigue un simulacro de Cabildo, a partir de la pregunta: “si tuvieras el poder, ¿qué harías para resolver este problema?”

Cada señalamiento da para desarrollar un proyecto (migración, movilidad, seguridad, gestión de residuos…). El grupo, guiado por la/el docente define propósitos, justificación, actividades a realizar; revisa contenidos de todas las asignaturas e invita a diversos expertos a colaborar para aclarar dudas. El trabajo termina con la publicación del proceso, de resultados de la investigación o productos, ante la comunidad.

Esta forma de trabajo, que se viene realizando desde principios del siglo pasado, en muchas escuelas mexicanas y que implica una auténtica democracia participativa fue destruida por el neoliberalismo, para imponer en su lugar la lógica mercantil de la meritocracia y las competencias.

Dicha lógica domina también los tiempos electorales, arruinando las posibilidades de la democracia: las/los candidatos suelen recorrer los barrios populares, pero no para comprender lo que sucede, sino para ser vistos y ofrecerse como mercancía, para comprar ciudadanos y reducirlos a paleros, para que les hagan difusión o les den votos.

Por eso bienvenidos todos esos movimientos que se levantan por doquier contra el neoliberalismo, exigiendo: democracia participativa, derecho al agua, a la ciudad, a la movilidad, a la igualdad, a la seguridad…

Carmen Vicencio

Miembro del Movimiento por una educación popular alternativa (MEPA) maric.vicencio@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba