Articulistas

Ruta de la infamia, la incompetencia o el despilfarro, menos del Estudiante

Con mucha sorpresa me encontré con la risible noticia de que la recién terminada obra pública, a la que llamaron la Ruta del Estudiante, recibió el premio como “Mejor obra del 2017 en Urbanismo en México”, el cual es un premio otorgado por la revista (supuestamente) “especializada” de nombre Obras de Grupo Expansión, revista dedicada al ámbito de la construcción.

Me llama la atención el hecho de que esta noticia no haya tenido la difusión que acostumbra a dar el gobierno, que para nada ha escatimado en gastos de publicidad (como los fondos que destina al equipo de futbol local) entre los que se cuentan volantes, panfletos, espectaculares y hasta comerciales de televisión. Me extraña que ni siquiera sus periódicos más allegados (o porristas) hayan hecho tanto eco al respecto.

Solamente dos medios locales, la revista La de Hoy, que en su portal inicial se enmarca con anuncios del gobierno municipal, y el periódico ‘a.m. de Querétaro’ dedicaron un breve artículo; otra revista un poco más seria, ‘Centro Urbano’, revista dedicada también al tema de la construcción y desarrollo urbano, fue la que más ahondó el tema, esclareciendo los criterios para tal premio; los cuales fueron: Aporte urbano, impacto social y medio ambientad, sostenibilidad económica, escalabilidad e incorporación tecnológica actual.

Primero, considero importante saber si el jurado fue informado de la situación original de la zona antes de efectuar esta obra; aunque sería mucho más importante saber si los encargados entregaron toda la información del estado original de la zona en la que se efectuaron estos trabajos.

De ser así, me pregunto entonces ¿Premiaron una obra que sustituye un área verde con placas de cemento? ¿Premiaron una obra que ni siquiera se consultó con la comunidad estudiantil? ¿Realmente se puede hablar de que efectivamente, ésta mal llamada Ruta del Estudiante ofrece beneficios reales y tangibles a los alumnos? ¿Acaso ofrece mejores vialidades para que los camiones no se amontonen o echen carreras? ¿Ofrece algún servicio que evita que los camiones no se salten esa parada para no tener que cobrar la mitad del pasaje? ¿Realmente las luminarias han ofrecido un regreso seguro a los alumnos? ¿Esas fuentecitas qué beneficios ofrecen? ¿Cada cuándo funcionan? ¿sólo para la foto?

Las anteriores preguntas también las escribí en el muro de Facebook del Gobierno del Estado de Querétaro a lo que ellos respondieron:

“El objetivo es el fortalecimiento del sentido de la comunidad estudiantil mediante la generación de espacios urbanos seguros, recreativos, de descanso, culturales y con identidad local, incrementando la plusvalía de la zona”.

A lo que de nuevo pregunté: “Entonces expliquen ¿por qué es más seguro ampliar y preparar las avenidas para los autobuses y que los topes de la ciclopista no sean más grandes de 30 cms? ¿A poco un camión por descuido o prisas no lo puede invadir y hasta desgastar? Ya pasó cuando los pusieron en la parada de camiones de la Alameda, ya pasó en Av. Universidad; ahora díganme, ¿por qué es más cómodo y recreativo ir a sentarse a unas bancas sin respaldo y expuestas al sol en lugar de acostarse en el pasto bajo la sombra de los árboles como estaba antes? ¿Cómo fomentan la identidad universitaria unas estatuas de estudiantes si no tomaron en cuenta las peticiones de la comunidad universitaria? y por último, ¿cómo ayuda a la economía de los estudiantes aumentar la plusvalía del área? ¿no están enterados de los esfuerzos que hacen los estudiantes y sus familia para acompletar los gastos de su semana? Y ya no sólo aquellos que vienen de afuera a estudiar aquí…”

Y desde aquella fecha, 7 de septiembre de 2017, no han dado respuesta, la conversación sigue ahí para quien guste corroborar.

Creo que está por demás reiterar la indiferencia y la distancia tan grande que existe entre las autoridades de gobierno y el ciudadano que les dio la confianza a través del voto, pero sí me parece necesario enfatizar y recalcar la necesidad tan imperante que tenemos hoy como sociedad de hacer consciencia para exigir proyectos de gobierno enfocados no sólo en promesas, sino en planes de trabajo hechos en función de las necesidades de la población, proyectos que representen soluciones realistas en lugar de meros paliativos absurdos y burlones de parte de la clase política que cada vez se preocupa menos por la gente que paga sus empleos… ¡¡¡Seamos conscientes de nuestro futuro amigos!!!.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba