Articulistas

¡Samir somos todas y todos!

La jornada de protesta se replicó en una veintena de ciudades del país y una decena de ciudades de otros países americanos y europeos.

El pasado jueves 20 y viernes 21, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Congreso Nacional Indígena convocaron a la jornada en defensa del territorio y la madre tierra Samir somos todas y todos, en protesta por el asesinato de Samir Flores, quien era uno de los dirigentes del CNI en Morelos, donde se oponían a los megaproyectos del gobierno de la ‘cuarta aniquilación’, en especial al que se está emprendiendo en aquel estado.

La jornada de protesta se replicó en una veintena de ciudades del país y una decena de ciudades de otros países americanos y europeos, donde se hizo énfasis en su oposición a la construcción de proyectos que destruyen el medio ambiente, muy en la línea capitalista-neoliberal, enfoque político-económico que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador dice, supuestamente, despreciar.

De todos los proyectos (aeropuerto, refinerías, gasoductos, etc.), claramente el que más preocupa y ocupa a las y los neozapatistas, es el llamado ‘Tren Maya’, el cual tiene un tramo que pasaría por el municipio de Palenque, muy cerca de la zona de influencia y control del EZLN, con sus Juntas de Buen Gobierno.

El Tren Maya forma parte del Proyecto de Reordenamiento Territorial del Sureste y fue propuesto a finales del 2018 por el Fondo Nacional del Fomento al Turismo, cuya ruta se extenderá por mil 583 kilómetros (de los que 621 ya están en operación), entorno a toda la península de Yucatán, desembocando en Tabasco y Chiapas. La intención, dicen, es impulsar el desarrollo socioeconómico y turístico del sureste, usualmente menospreciado con relación al centro-norte del país.

Sin embargo, el EZLN ha señalado la falta de información clara sobre el impacto medioambiental y social que tendrá el proyecto (que atravesará las reservas naturales de Calakmul, en Campeche, y la de Sian Ka’ an, en Quintana Roo); el menosprecio a los pobladores mayas que no están convencidos de los beneficios que les dicen van a tener, al grado de manipular la información de las consultas, hechas un tanto al vapor y sin consultar realmente a toda la población que se verá involucrada; y el ninguneo a las necesidades y argumentos de las comunidades locales, las que han manifestado su preocupación ante la construcción de las ‘ciudades turísticas’, también contempladas en el proyecto, que acompañarán la ruta del tren.

El turismo masivo, se sabe bien, no trae necesariamente una mejora en las dinámicas de la vida local, es más, lo común es que los pobladores originales se vean desplazados y despojados de sus tierras, debido a la especulación y acaparamiento de las mismas, y al abaratamiento de la fuerza de trabajo. Es decir, lo que las y los zapatistas quieren, es defender una vida digna.

En Querétaro, la jornada se realizó el jueves 20, de cuatro a seis y media de la tarde en la Plaza del Estudiante, donde integrantes y simpatizantes del neozapatismo, se manifestaron con danza, ‘performances’, poesía y música; y de siete a once de la noche, en “Más Sabe el Diablo Cultubar”, hubo teatro, rimas, hip hop, un grupo de rock feminista y ska, viéndose una buena respuesta de las personas, quienes señalaron que hay que identificar los proyectos del dizque ‘progreso’ capitalista que también se llevan o llevarán a cabo en la entidad, como la gentrificación y privatización en los barrios de la ciudad, a manos de las inmobiliarias y los gobiernos locales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba