Articulistas

Sismos: los 38 mil millones de pesos

El pasado 27 de septiembre, Enrique Peña Nieto señaló que la reconstrucción de la destrucción y los daños materiales provocados por los sismos de septiembre costaría alrededor de 38 mil millones de pesos. Esta cifra incluye los gastos relativos a viviendas, escuelas, patrimonio cultural y otras infraestructuras dañadas.

A partir de que Andrés Manuel López Obrador salió a medios a decir que Morena estaba dispuesta a aceptar una propuesta ciudadana que circulaba en redes sociales y que consistía en la aportación de un 20 por ciento del financiamiento público a los partidos políticos para la reconstrucción, se desató todo un debate al respecto.

Este debate aún continua. En un primer momento miembros del PRI, del PAN y del PRD tildaron a López Obrador de “populista” por andar aceptando tal tipo de propuesta, pero al darse cuenta de la enorme repulsa de la sociedad, PRI, PAN y PRD recularon y ahora resulta que hasta compiten por ver quien aporta más. Sin la posición de Morena, dichos partidos habrían continuado a ignorar a la sociedad.

¿De dónde sacar los 38 mil pesos para la reconstrucción?

De acuerdo a la Secretaría de Hacienda, el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), cuenta con 9 mil millones de pesos, además que se cuenta con la cobertura de un bono catastrófico para casos de sismos, por 2 mil 700 millones de pesos, con lo que se tienen 11 mil 700 millones de pesos. En general, el gobierno federal puede disponer para la reconstrucción, poco más de 54 mil millones de pesos provenientes de fondos federales y estatales (‘El Financiero’, 26/09/2017) más que suficiente para cubrir los costos.

El presupuesto para partidos políticos para 2018 es de 6 mil 700 millones de pesos. En el contexto de la cifra anterior, lo destinado a partidos políticos es casi irrelevante. Más aún, el avión de Peña Nieto tiene un costo de 7 mil millones de pesos. Es decir, si se quiere contar con el financiamiento total de los partidos políticos, bastaría que Peña Nieto vendiera su avión, se obtendría más.

No hay necesidad de endeudar más al país

Algunos funcionarios públicos han hablado de pedir prestado para conseguir fondos para la reconstrucción. No hay ninguna necesidad ni de pedir prestado ni de pedir limosna ni a otros países ni a entes financieros externos.

Por decencia, ante la tragedia Peña Nieto debería deshacerse de su avión de súper lujo. Pero además, según datos de Fundar, el gobierno de Peña Nieto habrá gastado en publicidad (es decir, gasto inútil) 10 mil millones de pesos anuales, 60 mil millones de pesos en su sexenio. Debería dejar de despilfarrar este dinero, al menos el próximo año y canalizar esos 10 mil millones de pesos a los damnificados. Con la venta del avión y el ahorro del gasto de publicidad, se tendrían 17 mil millones de pesos, casi tres veces más que lo que se destina a los partidos políticos.

Pero la fuente principal de la que se debería abrevar son las enormes reservas internacionales con las que cuenta nuestro país. Se trata de dinero mexicano por lo que no hay necesidad de pedirle prestado a nadie.

Según datos oficiales del Banco de México, al 29 de septiembre de este año, las reservas amontonan 173 mil millones de dólares, que al tipo de cambio de 18 pesos por dólar equivalen a 3 billones 114 mil millones de pesos, más que suficiente para afrontar todos los gastos de la reconstrucción. Además, para eso son las reservas internacionales, para hacer frente a imprevistos como los sucedidos en septiembre.

Con soltura, nuestros gobiernos han hecho uso de dichas reservas para socorrer a los “damnificados” de las frecuentes devaluaciones del peso frente al dólar. Tan sólo entre 2014 y marzo de 2016, el gobierno de Peña Nieto se deshizo de 20 mil millones de dólares de las reservas, es decir, de unos 360 mil millones de pesos, casi 10 veces lo que se necesita para la reconstrucción.

Hemos denunciado, muchas veces, que la importación absurda de petrolíferos, que podrían estarse produciendo en este país, nos cuesta ni más ni menos que 335 mil millones de pesos anuales, 2 billones de pesos en todo el sexenio de Peña Nieto.

Esta cantidad anual es nueve veces lo que se necesita para la reconstrucción. Si el irresponsable gobierno de Peña Nieto hubiera construido ya las dos refinerías que necesita el país, el Fonden tendría muchos más recursos para destinarse a los daños provocados por los frecuentes sismos y las frecuentes tormentas tropicales a las que está sujeto nuestro país.

Otra gran fuente de la que se podría abrevar es la evasión fiscal de los grandes empresarios. Es decir, si los grandes empresarios evasores pagaran los impuestos que les corresponden no habría necesidad de ninguna colecta. De acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), esta evasión, en 2011, alcanzó los 220 mil millones de pesos, casi seis veces lo que se necesita para la reconstrucción.

Tampoco se necesita endeudar a los propios damnificados, con todo ese dinero disponible, hacerlo así es hasta criminal, tal como está haciendo el gobierno de Peña Nieto.

 

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba