Articulistas

Tacones, autoestima y salud humana

La relación entre los tacones y la autoestima es inversamente proporcional, a menor autoestima mayor altura de los tacones

Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana;

y sobre la infinitud del universo yo no estoy tan seguro.

-Albert Einstein

El tacón de los zapatos, sobre todo en los femeninos, tienen el objetivo de incrementar la altura de la usuaria a costa de un gran sacrificio presente y futuro. La publicidad al extremo, como aparece en un anuncio en León, Guanajuato, Capital mundial del calzado, reza que “mis tacones como mi autoestima, entre más altos mejor”, siendo esto una más de las grandes mentiras publicitarias.

La relación entre los tacones y la autoestima es inversamente proporcional, a menor autoestima mayor altura de los tacones. Los especialistas de la ortopedia reconocen que el zapato de tacón incrementa el riesgo de desarrollar osteoartritis, la cual provoca que él o la usuaria doble las rodillas y arquee la espalda, agrega más estrés a la rótula y esto a su vez desgasta el cartílago. Lo anterior sin menoscabo del gran riesgo de padecer una lesión de ligamentos y fracturas, así como otros problemas derivados: atención médica, gastos, terapias, entre otros.

Es menester reconocer que la vestimenta y sus accesorios son resultado de paradigmas culturales; es decir, de creencias que se consideran verdades absolutas: así fue, así es y así será, por los siglos de los siglos, amén. Los paradigmas, cualquiera que sea, provocan dolor y daño en los seres humanos.

¿Cómo trabajar el paradigma de los tacones altos?, en primer lugar, es necesario aceptar que cada ser humano es diferente, único e irrepetible; que sus características externas e internas no pueden someterse a ninguna regla o promedio para considerarlo normal o anormal. Por ello, para romper los paradigmas es necesario aceptarse tal y como se es, aprender a amarse a uno mismo, para lograr amar al prójimo.

Los prototipos de belleza y sus medidas promedio nos recuerdan las ideas difundidas por Hitler y el partido Nazi, quienes promovieron la idea de la raza aria, la raza humana perfecta: una altura promedio, una corpulencia deseada, un color de piel, cabello y ojos, rasgos faciales determinados, ente otros aspectos.

Para los paradigmas de los tacones altos no importa la belleza interna, la cultura del usuario, las capacidades y habilidades, solamente convocan a mirarse más alto, aunque sea de forma falsa y sintética.

En este rubro, se pueden agregar decenas de otros paradigmas, por ejemplo, del de los cosméticos, tintes para cabello, depilado, perfumería, ropa, accesorios, perforaciones, tatuajes, entre otros muchos. Todos son desarrollados y promovidos por los grandes centros de poder para alienar a la población y que dedique su tiempo y dinero a la esclavitud del ego, en vez de desarrollar la cultura como única vía para alcanzar la libertad.

En Estados Unidos, el 90 por ciento de las 800 mil intervenciones anuales que se practican para corregir las patologías del pie, se realizan en mujeres. Lo que puede sugerir que los y las usuarias de tacones altos presentan una probabilidad del 90 por ciento de sufrir gran dolor y daño de leve a grave, y en ocasiones definitivo sobre las articulaciones de pie, rodilla y cadera.

Analizar cada detalle de la vida y el comportamiento humano correspondiente, hace necesaria una crítica severa de las condiciones y circunstancias que lo provocan. El primero y más importante de todos es la gran y profunda división de clases sociales y el control ideológico que tienen los centros de poder globales sobre el resto de las poblaciones. Control que genera patrones de comportamiento dañino a la salud humana en el presente y el futuro.

Más información: El Ahuehuete, herbolaria. 442-3775127 y 4141122560.  contacto@elahuehuete.com.mx; www.elahuehuete.com.mx. Local 108, Plaza Centenario. Col. Vistahermosa, Tequisquiapan, Qro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba