Articulistas

Trazos rotos

Mis malas letras cuentan con la fortuna del azar.

Trazos dispersos y disparejos y efímeros.

Fragmentos errantes que a veces dan en el blanco y seguido se pierden en nada.

Las buenas letras de los otros me levantan y me hunden, me zarandean y me despabilan.

No he sabido montar ni tres piedras, hacer una mojonera en el tiempo.

Trazos rotos, trapos rotos, pasos rotos.

Apenas una leve voz, una mirada, una palabra, una actitud, una leve luz que se pierde en el tráfico de los días.

He leído mal a mis clásicos y cuando vuelvo a ellos o me salen al paso me dejan anonadado.

Las grandes obras nos iluminan y nos apabullan.

Trazos de las vidas cristalizadas en obras y trazos de las palabras rotas.

Los grandes modelos y las caquitas de mosca.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba