Articulistas

UAQ: Necesidad de un presupuesto adecuado

La Universidad está haciendo su trabajo, pero Gobierno del Estado no se da o no se quiere dar cuenta. El gobierno de Querétaro ha desatendido a su principal institución de educación superior pública, la UAQ.

Los gobiernos neoliberales en México, tanto federales como estatales, no aman ni a nuestros niños ni a nuestros jóvenes, más allá de sus actitudes demagógicas, como la propaganda asociada a su reforma “educativa”, los datos los contradicen.

Somos el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que menos invierte en educación pública, 3 mil 300 dólares anuales por niño desde la primaria hasta el nivel superior, tres veces menos que los 9 mil 500 dólares que invierten los países de la OCDE, en promedio, y muy lejos de los países líderes como Suiza (16 mil dólares), Estados Unidos (15 mil dólares), Noruega (14 mil dólares), Austria (13 mil dólares), Dinamarca y Holanda (12 mil dólares), Bélgica (11 mil dólares) y varios países más.

A diferencia de la clase política neoliberal mexicana, los políticos de los países antes señalados -sean de izquierda, de derecha o de centro- saben perfectamente que todo lo gastado en educación no es dinero tirado a la basura, es una inversión, es decir, es dinero que se recupera con creces una vez que los jóvenes terminan sus estudios universitarios, se incorporan a la vida productiva y contribuyen al desarrollo económico de sus países.

La misma OCDE ha estimado que, en promedio, cada egresado universitario le retribuye a su país unos dos millones de pesos a lo largo de su vida laboral. Es decir dos mil millones de pesos por cada mil egresados. Algo que desconocen o hacen finta de desconocer los políticos que nos han gobernado hasta hace poco a nivel federal y los que nos siguen gobernando a nivel estatal.

En los últimos años, la UAQ ha hecho un enorme esfuerzo para ampliar su cobertura a 13 de los 18 municipios de nuestro estado, sin embargo en los últimos dos años ha podido aceptar a sólo ocho mil estudiantes en licenciatura, dejando fuera a 12 mil 600 el año pasado y a 14 mil 300 este año.

¿Qué opción tienen las familias cuyos hijos no pueden acceder a una institución de educación superior pública? ¿Pagar una privada? Algo imposible para la mayor parte de las familias. Tan sólo en la UAQ, el 80 por ciento de nuestros estudiantes provienen de familias que ganan menos de cuatro salarios mínimos por lo que no es posible que accedan a instituciones privadas de calidad por lo que sólo se les deja la opción de truncar sus estudios o inscribirse a una “patito”.

El pasado 25 de octubre el Consejo Universitario aprobó un presupuesto en el que se solicita que Gobierno del Estado participe en una proporción uno a uno. Es decir, que Gobierno del Estado aporte un peso por cada peso que aporta el Gobierno Federal, tal como ya sucede con nueve instituciones de educación superior en nuestro país (las universidades de Baja California, Baja California Sur, Guadalajara, Veracruz, Estado de México, Tabasco, Quintana Roo, el Tecnológico de Sonora y la Universidad de Occidente en Sinaloa).

La pasada administración universitaria ya había luchado por obtener un presupuesto fijo ligado al Producto Interno Bruto (PIB) del estado, tal como lo tienen otras universidades, como la Veracruzana y Morelos, las que reciben el tres por ciento del PIB.

El gobierno de Querétaro se ha desentendido de su principal institución de educación superior, la UAQ. En vez de la proporción uno a uno, desde hace 17 años, la proporción ha sido de apenas el 30 por ciento y no del 50 por ciento con respecto al presupuesto federal. Con respecto al PIB, la proporción ha disminuido de manera constante desde 2006 en donde el porcentaje era del 2.19 por ciento, al 1.53 actual. En el gobierno de Francisco Domínguez Servién la proporción bajó del 1.88 en 2015 al 1.53 en 2018.

Al mismo tiempo, el gobierno de Querétaro si está dando una proporción aproximada del uno a uno a las universidades técnicas de San Juan del Río y de Corregidora, a las politécnicas de Querétaro y Santa Rosa Jáuregui y a la Universidad Aeronáutica. Llegando incluso a proporcionar el 68% del presupuesto de la universidad tecnológica de Querétaro (UTEQ).

Sin embargo, no hay comparación con la UAQ. Ésta sigue siendo la principal institución de educación superior del estado cubriendo el 27 por ciento de la matrícula de licenciatura y el 42 por ciento de la matrícula de posgrado. La UAQ tiene al 80 por ciento de sus estudiantes de licenciatura en programas de calidad (que son 54) mientras que, por hacer una comparación, el Tecnológico de Monterrey sólo tiene al 19 por ciento y la UTEQ sólo al 8 por ciento.

La UAQ cuenta con 70 programas de posgrado de calidad, ocupando el séptimo lugar nacional. Con esto, del total de estudiantes en este tipo de posgrado, la UAQ concentra el 81 por ciento, mientras otras ocho instituciones concentran el nueve por ciento restante. En el Tecnológico de Monterrey sólo está un uno por ciento.

Es decir, la UAQ está haciendo su trabajo, pero Gobierno del Estado no se da o no se quiere dar cuenta.

El Gobierno del Estado de Querétaro prefiere apoyar a una oscura universidad norteamericana, como la universidad de Arkansas, que apoyar a su propia universidad pública, a pesar de la enorme contribución de los egresados de nuestra universidad al desarrollo económico de nuestro estado.

 

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba