Articulistas

Un asesino solitario

Si en el México las verdades históricas que cuenta el poder no son ni verdades ni históricas, las tramas que nos cuenta la ficción nos permite reconstruir un poco el clima de esos años que prefiguraban la violencia que actualmente vivimos.

Me sucede frecuentemente cuando compro un nuevo libro, siempre alguien me reprocha y dice: “¿otro libro? ¡Ya tienes muchos que ni has leído!”; lo cual, debo admitir, es cierto, hay muchos esperando en mi librero.

Para mi fortuna, hace poco leí una artículo en donde se hacía una apología al hecho de comprar libros y formar una biblioteca personal. Publicado en Letras Libres y firmado por Cristian Vázquez, explica sobre esta bibliomanía en donde dice: “Hay libros que disfrutamos de tener ahí, al alcance de la mano, preparados para cuando por fin llegue el momento de su lectura. Ese momento puede demorarse semanas, meses, años”.

Situaciones así suceden frecuentemente. Hace una semana, tras el peso del trabajo diario, buscando algo que leer, en mi biblioteca me encontré con un libro que había comprado hace tiempo y que no había podido leer y hasta había olvidado que lo tenía.

Buscaba entre mis libros (ya sabe, no todo está en Internet) datos sobre el asesinato de Colosio y el complicado año de 1994, me encontré con el libro “Un asesino solitario” de Élmer Mendoza, de Tusquets Editores en su edición conmemorativa.

Ante tal coincidencia, era el momento preciso para empezar a leerlo, justo en la víspera de un aniversario más del asesinato del candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio, a la presidencia de la República ocurrido el 23 de marzo de 1994 en Lomas Taurinas en Tijuana.

La novela, editada originalmente en 1999 y reeditada en marzo de 2014, tiene como punto de partida la planeación del asesinato del candidato del PRI (Barrientos en la novela).

Aunque en “Un asesino solitario” no se usan los nombres originales de los actores políticos de 1994, son fácilmente reconocibles.

El protagonista es Jorge Macías, el Yorch, quien se ha forjado en las cañerías del sistema político priista y es un matón a sueldo del sistema, personaje, que en lo personal, me recordó mucho a Filiberto Díaz, “fabricante en serie de muertos”, de “El Complot Mongol” de Rafael Bernal, iniciador del género de la novela negra en nuestro país.

Ambos personajes son melancólicos y solitarios con amores entrampados que no tienen futuro. Siempre fieles al sistema que los ha forjado. Dispuestos a matar cuando se les requiera.

Nuestro ‘Yorch’, quien es admirador de Carlos Salinas, la selección nacional de Mejía Barón y de Zabludovski -Malinovski, en la trama- es contratado para asesinar a Colosio -Barrientos.

La historia narrada en primera persona en donde se dirige a un compañero de trabajo, nos vuelve cómplices literarios en la trama urdida para eliminar al candidato priista.

A través de un hilo narrativo ágil en donde prescinde de los guiones y opta por usar mayúsculas para separar los diálogos, contado en caló chilango mezclado con el de Culiacán, nos describe el México político de los años 90 y la formación personal y política del Yorch, sus amores, sus odios y su adicción a las pancremas con Coca-Cola.

Originalmente contratado para asesinar al candidato en Culiacán el 22 de marzo, a través de la historia encontramos un complot dentro de otro complot.

Si en el México las verdades históricas que cuenta el poder no son ni verdades ni históricas, las tramas que nos cuenta la ficción nos permite reconstruir un poco el clima de esos años que prefiguraban la violencia que actualmente vivimos.

Una novela ideal para leer justo antes de que empiecen formalmente las campañas en este 2018, que al igual que en 1994, se conjugaron elecciones presidenciales, Mundial de futbol y un candidato débil del PRI.

Recomiendo la pausa vacacional para leerla y como dice el narrador: “unas veces se pierde y otras se deja de ganar, ¿a poco no?”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba