Articulistas

Una muestra de voluntad política

En la pasada revisión salarial y por violaciones al CCT del SUPAUAQ algo cambió con respecto a la revisión del año anterior, en relación con la disposición a negociar por la parte patronal universitaria.

Esta vez, en las reuniones realizadas en la JLCA entre el Comité Ejecutivo (CE) y la autoridad -participó el abogado general de la institución, Lic. Gerardo Pérez y los abogados “externos” (¿?)-. Aun cuando algunas fueron privadas, a solicitud del abogado, al final, el pasado 1 de marzo, las partes firmaron, en la sala de juntas de la Secretaría del Trabajo (Madero, 70), el convenio en el cual se acepta la propuesta del 5 por ciento de incremento al salario y un bono de un millón de pesos, como base de un fondo para la jubilación de los maestros contratados después de 2007. También, se convino prorrogar la demanda por violaciones al CCT, para el 1 de mayo (fecha emblemática para los trabajadores, de por sí). Este hecho conjuró, por el momento, la huelga en la UAQ. Ahí mismo, se firmó por las partes involucradas el convenio con el STEUAQ, mediante el cual se acepta igualar el porcentaje de aumento a los trabajadores administrativos.

Lo ocurrido no es menor, porque primero deja firme la representación legal del CE 2016-2018, encabezado por el M. en D. José Saúl García Guerrero, secretario General de la organización gremial de los docentes. Segundo, el 5 por ciento de aumento reconoce la necesidad de recuperar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores universitarios. Tercero, porque el bono da la razón al argumento de la ilegalidad del cambio en la jubilación de los maestros de nuevo ingreso (2007) y, además, la prorroga abre una puerta de distención al conflicto y da un respiro a la negociación, en la perspectiva de lograr acuerdos que den certeza a las relaciones laborales y tranquilidad a la comunidad universitaria.

Debo reconocer, el talento de la Asamblea General Extraordinaria (1/3/17), que dirigió la negociación y la congruencia del CE, el cual cumplió con los acuerdos tomados por más de 150 maestros (algunos no se registraron) que acudieron por propia voluntad, a las 9 de la mañana, al Aula Forense de la FD. Lo mismo, la disposición de la autoridad universitaria para “tomar el toro por los cuernos” y resolver el emplazamiento. Ese mismo día, a las tres de la tarde, la Dra. Margarita Teresa de Jesús García Gasca, Rectora de nuestra casa de estudios, recibió al líder del SUPAUAQ y a un nutrido grupo de maestros, con quienes habló abiertamente sobre las posiciones que causan la controversia. Nada se resolvió, pero dio pauta para establecer mesas de dialogo en las que se abordaran, una por una, las violaciones al CCT. Y esto llevará su tiempo.

No son pocos los agravios. La representación del SUPAUAQ enlista 21 puntos y el primero de ellos trata sobre la reinstalación de todos los compañeros despedidos injustificadamente, durante el conflicto. Cuestión necesaria para la distención del problema sindical. Como expresó un admirado maestro, en la reunión arriba citada: “No se puede negociar con una pistola apuntando a la cabeza”.

Avanzar en la solución de las violaciones al CCT pasa por tomar con seriedad el diálogo entre las partes sin argucias ni promesas que no se van a cumplir. Opino, por mi parte (con todo respeto), que la autoridad universitaria debe actuar con imparcialidad, dejando a un lado la política de agandalle y la tentación de imponerse sobre derechos legítimos para solapar la irregularidad (como algunos festinan. Encantador argumento del sindicalista que alaba decisiones tomadas fuera de la norma estatutaria, de la Ley Orgánica y la Constitución). Pero, también, pasa por la conciliación y el arbitraje de la JL y, sin duda, por la discusión y aprobación en los órganos de dirección, señaladamente, de la Asamblea General del sindicato.

Según yo, llevar a buen puerto estas negociaciones requiere, en principio, un acuerdo político general de respeto y distención real, que sea el marco de actuación de las partes, en toda la universidad. Pero, no se construyen acuerdos con mentiras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba