Articulistas

USA: morir en algún tiroteo

El pueblo norteamericano paga el precio de que haya 300 millones de armas en manos privadas en un país con 300 millones de habitantes.

22 muertos y 24 heridos en El Paso, Texas, el pasado 3 de agosto, en el tiroteo número 253 en los 216 días que iban del año, en los Estados Unidos. La enésima tragedia anunciada día con día dada la enorme cantidad de incidentes violentos que suceden en el país vecino, con el uso de armas de fuego.

En el sitio web Gun Violence Archive se ha venido haciendo un rastreo, con datos desde 2014 sobre el número de incidentes violentos en los que salen a relucir armas de fuego, en Estados Unidos. Los números son impresionantes.

Desde el 1 de enero y hasta el pasado 7 de agosto se habían documentado más de 33 mil 500 incidentes de este tipo, los que han provocado ya casi nueve mil muertos y más de 17 mil 500 heridos. Esto incluye a casi 400 niños menores de 11 años, asesinados o heridos y a más de mil 800 adolescentes entre los 12 y los 17 años de edad.

Algunos analistas definen un tiroteo masivo” como aquellos tiroteos en los que cuatro o más personas son heridas o mueren por balas y definen “matanza por armas de fuego” a los tiroteos en los que fallecen al menos tres personas en un sólo incidente. En lo que va del año ha habido 253 de los primeros y 32 de los segundos.

En Gun Violence Archive se presentan mapas de los Estados Unidos en los que con puntos rojos se señalan los lugares geográficos específicos del lugar en el que se han dado estos incidentes con armas de fuego. Es inmediato observar que la inmensa mayoría sucede en la costa este, desde Florida hasta Nueva York y una menor incidencia (aunque no despreciable) en la costa oeste, desde California hasta Washington. Sólo se salvan los estados centrales.

Por lo que se ve, los números este año serán muy similares a los del año pasado, en los que hubo más de 57 mil incidentes violentos con uso de armas de fuego, con casi 15 mil muertos y más de 28 mil heridos, con más de 650 niños asesinados o heridos, 2 mil 850 adolescentes muertos o heridos y 340 tiroteos masivos.

Estos números nos dicen que se trata, en promedio, de más de 150 incidentes diarios, con 41 muertos y 77 heridos cada día, de los que mueren o son heridos dos niños y ocho adolescentes. Números verdaderamente espeluznantes.

Sólo para hacer una comparación. En el Armed Conflict Survey que publica anualmente el International Institute for Strategic Studies con sede en Londres, relativo al año 2016, se señalan las zonas de conflicto más letales en el mundo. En ese año sobresalía Siria con 50 mil muertos (en ese país existe una guerra civil desde hace años). Pues bien, el número de muertos en las siguientes zonas conflictivas eran México con 23 mil muertos y luego Irak y Afganistán con aproximadamente 15 mil muertos, el mismo número de muertos que en Estados Unidos. Sin embargo, los Estados Unidos no están considerados como zona de conflicto, aunque el número de muertos dice otra cosa.

El pueblo norteamericano paga el precio de que haya 300 millones de armas en manos privadas en un país con 300 millones de habitantes, es decir, en Estados Unidos cada habitante tiene, en promedio, un arma de fuego, incluyendo a bebés de meses de edad. Y pagan también el precio de una clase política omisa que se niega a establecer controles legales para limitar el número de armas en circulación. Y eso se puede pagar con la muerte ante estos hechos de terrorismo doméstico.

 

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba