Articulistas

Violencia contra estudiantes no debe quedar impune

Es difícil hablar del tema sin que duela. La comunidad universitaria es una porque nos rigen los mismos valores. Cuando lastiman a una, lastiman a todas. Cuando se violenta a una o a un estudiante hay toda una comunidad atrás que se duele y se indigna. La la Universidad Autónoma de Querétaro condena de manera enérgica los hechos de violencia ocurridos la semana pasada en los estados de Zacatecas y Guanajuato, en los que fallecieron tres estudiantes de la Universidad Autónoma de Zacatecas y uno de la Universidad de Guanajuato, respectivamente.

Lamentablemente estos actos se han presentado de forma ininterrumpida por décadas, ya sea a manos de delincuentes comunes, crimen organizado o la propia autoridad, empezando por los crímenes de lesa humanidad cometidos por el gobierno mexicano en 1968. Un ejemplo es el de dos estudiantes de posgrado del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey que fueron asesinados por el ejército el 19 de marzo de 2010. En esta ocasión, los estudiantes se encontraban en las instalaciones universitarias ya por la noche cuando elementos del ejército los golpearon y mataron, y posteriormente sembraron armas y robaron las cámaras de seguridad para argumentar que se trataba de “sicarios armados hasta los dientes”. Todo sucedió en un encuentro entre el ejército y el crimen organizado en las inmediaciones del Tecnológico de Monterrey, sin embargo, la autoridad trató de ocultar los hechos incriminando a los estudiantes. Hasta el momento no se ha resuelto el caso, algunos elementos del ejército fueron identificados y detenidos mientras que otros se encuentran prófugos. Lo único que se tiene es una disculpa pública por parte del gobierno de México, a 11 años de su muerte.

La historia se repite hace unos días, el 27 de abril de 2022, con otros actores pero la misma conducta evasiva e irresponsable de las autoridades. En esta ocasión, al menos un elemento de la Guardia Nacional de los que realizaban reconocimientos en el ducto de PEMEX Salamanca-León, en las inmediaciones del poblado El Copal, en Irapuato, abrió fuego contra dos vehículos que estaban estacionados en la terracería y emprendieron su retirada. Sin identificar a los ocupantes, el elemento de la Guardia Nacional disparó matando a un estudiante e hiriendo a otra, ambos de Agronomía de la Universidad de Guanajuato. Otros elementos detuvieron al agresor y lo pusieron a disposición de la autoridad. Sin embargo, el viernes 29 de abril, la Fiscalía General de estado puso al elemento a disposición de la Fiscalía General de la República al declarar que, al tratarse de un asunto de la Guardia Nacional, es un tema federal. La Fiscalía General de la República ejercitó acción penal en contra del elemento de la Guardia Nacional por el delito de tentativa de homicidio, por lo que fue no fue vinculado a proceso y fue puesto en libertad.

La Universidad de Guanajuato hizo público un comunicado en donde se exige claridad y justicia en este caso, al que se suma la Universidad Autónoma de Querétaro. Es indispensable que se finquen responsabilidades y se actúe con justicia. Los abusos de autoridad no deben quedar impunes.

De forma similar, externamos nuestras condolencias por las desapariciones y asesinatos de estudiantes de Zacatecas, cuatro de ellos en febrero pasado -así como todavía una estudiante desaparecida-, y tres más de la Universidad Autónoma de Zacatecas durante el mes de abril. Ante estos hechos, manifestamos nuestras condolencias a las familias de las víctimas, al mismo tiempo que, como Universidad promotora de la paz, expresamos nuestro rechazo total a la violencia que asola a nuestro país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba