Articulistas

#YoNoVotoPorPlanillasExcluyentesEnElSupauaq

A los caídos del 68 hace 50 años y a los desparecidos de Ayotzinapa hace 4 años.

Una vez revisado el Plan de Trabajo de la Planilla «AUTONOMÍA SINDICAL», quien pretende las diferentes carteras del Comité Ejecutivo del SUPAUAQ para el período 2018-2010, me parece que no existe ningún viso de espíritu autocrítico con respecto al papel que jugaron en el conflicto sindical en que se vieron enfrentadas dos corrientes sindicales, generadas por el no reconocimiento del triunfo electoral de la planilla «Lucha Sindical Universitaria» el 27 de octubre de 2016.

1.-Por lo que reitero los puntos de vista que externé en mis artículos de Tribuna de Querétaro, del 10 y 17 de septiembre de 2018, particularmente en el segundo de ellos, titulado «TRAICIÓN EN EL SUPAUAQ» (Tribuna de Querétaro, 17 de septiembre de 2018, p. 15.). Las explicaciones dadas por Ricardo Chaparro, aspirante solitario a la Secretaria General del SUPAUAQ, el día 3 de octubre de 2018, en la “desangelada” presentación de su plan de trabajo, en el “Aula Forense” de la Facultad de Derecho, ante una treintena de asistentes, incluyendo al presídium, sobre el fracaso de la unidad por el supuesto retiro de la contraparte, son una soberana mentira, en tanto que no solo excluyeron de la planilla al sector que había asistido a las pláticas, diálogos y negociaciones (María Antonieta Mendoza, ni Judith Ramírez, ni Osvaldo Gutiérrez), sino también a su propio sector, dejando fuera a la representante de la Facultad de Bellas Artes que había venido trabajando en el grupo de Nury Villaseñor.

2.-En el mismo tenor, creo que en el Plan de Trabajo de  «Autonomía Sindical», lo que se lee con respecto a la supuesta equidad de género, se va al cesto de la basura con la inclusión de Fernando Guzmán en la Secretaría de Archivo y Estadística. La Comisión de Vigilancia (Comisión Electoral en funciones), según testimonio de varias compañeras y compañeros no recibió ninguna prueba de las demandas en contra este profesor, por lo que dio el reconocimiento y «certificación» a dicha planilla. Aquí creo que se le dio una cachetada al movimiento “#Yo También UAQ”, por no atender sus denuncias. ¿No debería la Comisión Electoral investigar de oficio este tipo de denuncias, o pedir el apoyo de “Género UAQ”, o seguir los protocolos que la propia rectora ha impulsado?.

3.-En lo que corresponde a los maestros jubilados y pensionados, prácticamente se ignora a la delegación más grande del SUPAUAQ, además de que la planilla no se compromete a que la rectoría no vuelva a meter las manos en el Fondo Para Jubilaciones y Pensiones del Personal Académico de la UAQ, como lo hizo, con el respaldo sindical de 28 personas, en una Asamblea General del 9 de diciembre de 2014, rebanando 22 millones de pesos a ese fondo. No existe ningún compromiso expreso de que en su gestión sindical se mantendrán íntegras las prestaciones de la jubilación dinámica, ante los anuncios de la rectoría de reestructurar el sistema universitario de jubilaciones y pensiones.

4.-Paralelamente, no se menciona, en su documento, el trabajo de los académicos que realizan labores de extensionismo universitario, sino que se contemplan exclusivamente las labores de investigación y docencia, sin señalar que las tres: docencia, investigación y  difusión de la cultura, son tareas SUSTANTIVAS. Con lo que se le sigue la corriente a la Universidad que considera esta actividad, de la que presumen los rectores en sus informes, con grandes cifras y estadísticas de cobertura, debe ser autofinanciable, por lo que no se le asignan horas de tiempo libre, sino que se contratan profesores por honorarios, o por la invención universitaria de «horas administrativas», por lo que los extensionistas están en el limbo laboral, pues ni pertenecen al STEUAQ, ni al SUPAUAQ y sus condiciones de trabajo y de salario, son absolutamente inferiores a los trabajadores académicos de tiempo libre y ya no se diga con respecto a los de tiempo completo.  

5.-Probablemente una lectura colectiva nos puede proporcionar mayores elementos de análisis sobre el susodicho plan de trabajo. Sin embargo, ya la condición de «Planilla Única» (no UNITARIA) y de “carro completo” nos muestra la actitud de prepotencia, de hegemonía, de exclusión y de pisoteo a quienes fueron sus adversarios sindicales, entre 2016 y 2018. Por lo cual, personalmente me pronuncio en contra de cualquier intento de utilización de compañeros o compañeras, con  fines de darle la «imagen de unidad» a la planilla autodenominada “Autonomía Sindical” (ASI). Creo que no se deben aceptar, por dignidad sindical universitaria, secretarias extemporáneas e inexistentes en los Estatutos, o en el Contrato Colectivo vigente. Tampoco, se deben recibir las migajas de horas sindicales de Comisión. Es más recomiendo, participar en el proceso electoral, con un voto de abstinencia activa, cruzando con una leyenda, en la hoja de votación que diga: «#YO NO VOTO POR PLANILLAS EXCLUYENTES, NI POR PROFESORES DENUNCIADOS COMO ACOSADORES». Además opino que la combativa y exitosa marcha universitaria, conmemorativa del 50 aniversario del 2 de Octubre de 1968, debió concluir, como estaba programada, en Plaza de Armas, y no en el interior de la Facultad de Filosofía.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba