Opinión

Ayotzinapa duele en Querétaro

Por: Ángel Balderas Puga

“Sólo le pido a Dios, que el dolor no me sea indiferente, que la reseca muerte no me encuentre vacío y solo sin haber hecho lo suficiente…

Sólo le pido a Dios, que lo injusto no me sea indiferente, si un traidor puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente”

León Gieco

La semana pasada, en un hecho inédito, estuvieron en paro estudiantil —en solidaridad con los estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, Gro.,— varias instituciones de educación superior de nuestra ciudad, principalmente el Instituto Tecnológico de Querétaro (ITQ), varias facultades de la Universidad Autónoma de Querétaro y la Normal del Estado. La primera institución paró tres días seguidos, de miércoles a viernes, luego de una votación que se llevó a cabo la mañana del jueves para ver si se levantaba el paro o se extendía a tres días; los votos a favor del paro fueron poco más de mil 100, mientras que los votos por mantener el paro un sólo día fueron un poco más de 200, lo que evidencia el enorme apoyo que tuvo el paro entre estudiantes de Ingeniería. También paró, un día, la Facultad de Ingeniería de nuestra universidad.

La insensibilidad extrema

Durante el paro, fue verdaderamente vergonzosa la actitud del comentarista de Televisa Deportes, Mauricio Plascencia Alcántara, quien en, referencia a los estudiantes del ITQ en paro, escribió en su muro de Facebook:“No pueden estudiar porque les faltan 43? Hatajo de huevones déjense de mamadas y pónganse a estudiar justamente para eso, para cambiar este país”. La nota la publicó Eric Pacheco en Libertad de Palabra (http://goo.gl/4Gb8wK) y fue reproducida en la revista Proceso a nivel nacional (www.proceso.com.mx/?p=386963). Es evidente que ese señor no sólo no es ingeniero, sino que desconoce totalmente lo que significa estudiar Ingeniería.

Hace tiempo, la Academia de Ingeniería de México publicó un decálogo sobre características que deben tener los ingenieros. Dentro de ese decálogo, se señala que deben tener “alta sensibilidad social”, “conocimiento de la realidad nacional” y que deben ser “patriotas y nacionalistas”. Creo sinceramente que los estudiantes de Ingeniería que participaron en el paro exhibieron, precisamente, dichas características.

Estudiar una ingeniería no es fácil; si así fuera, cualquiera sería ingeniero. En cambio, para ser comentarista de deportes en una televisora no se necesita estudiar. Su denigrante comentario recibió, hasta el momento de escribir este artículo, cerca de 4 mil comentarios que, naturalmente, el “periodista” no tiene capacidad de responder, y no me refiero sólo a tiempo para hacerlo, sino sobre todo a argumentos y conocimiento para rebatirlos. Aquí algunos de ellos:

“¿Qué se puede decir de quién piensa que en el ITQ son ‘hatajo de huevones’?, del alma máter de gerentes y directores nacionales de empresas… sólo alguien que no tiene idea del nivel académico y de investigación de esta institución, pobre ignorante. Definitivamente debemos llamar a la fábrica de pen…, porque se les fue uno”. La rabia de los jóvenes fue tanta, que el muro del tal “periodista” está lleno, a su vez, de insultos; pero dentro de esos insultos hay razonamientos muy rescatables, como éste: “Pensaba escribirte todo lo que pienso de ti, es decir, pensaba escribir mil insultos por tu ofensivo comentario hacia los estudiantes, pero leí todos los comentarios ciudadanos dirigidos hacia ti en este espacio y créelo, se quedaron cortos. Si tienes dignidad, cosa que no creo, mejor renuncia. La situación del país es en este momento muy delicada y todavía, existen personas como tú, mal llamados periodistas, que con comentarios totalmente fuera de lugar le ponen más leña al fuego. Saludos y esperamos, al menos, te disculpes públicamente”.

Yo estuve en el paro en mis horas de clase y mis alumnos también estuvieron, y me consta que no sólo los vi platicando y comentando con otros de sus compañeros, sino también a los estudiantes de Ingeniería Mecatrónica estudiando matemáticas discretas, algo que el tal Plascencia nunca entenderá, apuesto a que ni siquiera sabe de lo que estamos hablando. Ahora que regresamos a clases, mis estudiantes exhibieron que durante el paro siguieron estudiando transformada de Laplace, unos, y análisis de eigenvalores y eigenvectores, otros; conceptos que el comentarista de Televisa jamás entendería.

Que alguien le explique a este señor que los estudiantes de Ingeniería trabajan casi todo el año hasta tarde y se desvelan. Sus comentarios ofenden a nuestros estudiantes, a los que hemos visto, muchas veces, preparando sus proyectos incluso en las madrugadas, los fines de semana o en períodos vacacionales. Con mis estudiantes de Ingeniería hacemos examen los sábados para aprovechar un día más de la semana y muchos de ellos, los foráneos, hacen un enorme esfuerzo para quedarse a presentar dichos exámenes.

Efectivamente, los comentarios de ese señor reflejan una ignorancia extrema y una deshumanización quizá necesaria como requisito único para ser “comentarista de deportes” en Televisa.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba