Opinión

Cambios en el gabinete de Marcos Aguilar

Para destacar: Tanto en el tema de la basura como en el tema de la policía parece haber mano del gobernador, o de sus funcionarios. El hecho de que la prensa no haya resaltado que la concesión de la recolección de la basura fue aprobada no sólo por el ayuntamiento de Querétaro, sino también por el de Corregidora y el de El Marqués, es sintomático de que algo no se está moviendo correctamente.

 

Por: Martagloria Morales Garza

El gobierno de Marcos Aguilar ha tenido un primer trimestre de 2016 muy complicado, cuatro temas han sido complejos; el paro de labores de la policía, la resistencia de los recolectores de basura a la concesión del servicio, la crítica de algunos artistas en torno a la declaración sobre el cierre de algunas casas de la cultura, y recientemente la amenaza de huelga del sindicato de trabajadores del Municipio.

Los dos últimos problemas se resolvieron de manera rápida y eficaz, en el primer caso el propio Presidente Municipal propuso un dialogo con los artistas, el cual fue fructífero, pues posteriormente se convino con la UAQ para que se hiciera un diagnóstico completo de las Casas de la Cultura y bibliotecas Municipales, para posteriormente hacer un foro con los interesados. Y en el caso del conato de huelga, la declaratoria de la autoridad en el sentido de que no había motivo para el emplazamiento abre la puerta a la negociación lo cual es muy importante.

En cambio en los otros dos asuntos parece haber un doble origen: por un lado, errores de la propia administración que por intentar ir muy de prisa, se toman decisiones que no pasan por consultas más amplias, o por diagnósticos más profundos, o no se construye una estratega de comunicación adecuada con la sociedad en su conjunto.

Es cierto que los ciudadanos esperan mucho, porque hay muchos rezagos, y esperan acciones rápidas y precisas, pero por otro lado, cada vez es necesario que las autoridades comuniquen de manera más adecuada sus propias políticas o acciones estratégicas.

En un artículo previo, mencioné la experiencia española con páginas electrónicas interactivas, de consulta a la ciudadanía, donde se exponían los proyectos y las acciones para recibir comentarios y sugerencias o incluso rechazos rotundos. La página electrónica del Municipio ha mejorado, sobre todo en lo que se refiere a los trámites en línea, que se han incrementado sensiblemente, pero no ha cambiado en su sentido más amplio, pues no es un lugar de exposición de propuesta y de recepción de comentarios. Creo que esto podría ayudar sensiblemente a atender las demandas de los ciudadanos antes de que se tornen conflictivas. Es decir, más vale prevenir que remediar.

Pero habría que reconocer que existen factores externos a la administración que han empeorado el asunto o al menos no han ayudado.

Tanto en el tema de la basura como en el tema de la policía parece haber mano del gobernador, o de sus funcionarios. El hecho de que la prensa no haya resaltado que la concesión de la recolección de la basura fue aprobada no sólo por el ayuntamiento de Querétaro, sino también por el de Corregidora y el de El Marqués, es sintomático de que algo no se está moviendo correctamente.

La declaración del Gobernador en el sentido de que no se necesita la concesión para la recolección de basura, cuestión que comparto, justo en el momento más álgido del conflicto, no sólo no ayudo al problema sino que lo complicó aún más.

La intromisión de altos funcionarios gubernamentales en el tema de la policía, era el susurro de todos por lo menos en las oficinas públicas, pero si hubiera quedado alguna duda, la actitud reciente del Gobernador con el nuevo nombramiento, hace evidente que el tema de la coordinación entre la policía estatal y la municipal era el problema de origen.

Como muestra de lo anterior el nuevo titular de la Secretaria de Seguridad Pública Municipal Juan Luis Ferrusca Ortiz proviene de la PGJ, es decir se pasa de ser funcionario estatal a municipal. Ciertamente tiene una larga carrera en el tema de seguridad, desde el gobierno de Ignacio Loyola, el de Garrido, y actualmente en el gobierno de Francisco Domínguez.

Aunque el presidente municipal Marcos Aguilar afirma que la renuncia del anterior titular el Coronel Rolando Eugenio Hidalgo Eddy, fue por razones de salud, lo cierto es que su mando no fue adecuado y se cometieron muchos errores, que hoy se declara que van a ser revisados, el tema del helicóptero es uno de ellos.

Los cambios en el gabinete reflejan sin duda, los remedios que se están elaborando dentro de la administración municipal, el presidente municipal reconoce errores y los está enmendando. Ciertamente, como algunos ciudadanos comentan en las redes sociales, las decisiones conflictivas no fueron tomadas por los secretarios reemplazados, pero seguramente fueron recomendadas por ellos y no suficientemente cuidadas las formas de aplicarlas los cambios.

No puede ser casualidad que los cambios del gabinete estén directamente relacionados con los temas de conflicto, policía, servicios públicos municipales (basura) y conato de huelga del Sindicato.

Se realizó un cuarto cambio, en la Secretaria Administrativa en donde toma el mando un muy experimentado funcionario panista Raymundo Gómez, que ocupo este puesto en el gobierno de Zapata en Corregidora, y antes,  en el 2009 fue Secretario de Educación.

Los nuevos gobernantes deben aprender que la gestión pública no es lo mismo que la administración privada; pues la primera logra sus objetivos cumpliendo reglas de gobernabilidad y de justicia, y la segunda tiene como objetivo central maximizar las ganancias, estos dos objetivos  nunca son coincidentes.

En fin, el cambio en el gabinete fue el remedio a una situación compleja, vamos a ver si funciona.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba